El nombre de Fidel no se usará para denominar sitios públicos

Raúl Castro jura defender la revolución en el homenaje a Fidel en Santiago de Cuba

El presidente de Cuba, Raúl Castro (i), durante una ceremonia de despedida a Fidel Castro, en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo de Santiago de Cuba (Cuba).

El nombre y la figura de Fidel Castro no serán utilizados para denominar lugares públicos, calles o plazas ni se erigirán en su memoria monumentos, bustos o estatuas por expreso deseo del fallecido líder revolucionario, según dijo hoy su hermano y presidente de Cuba, Raúl Castro.

El nombre y la figura de Fidel Castro no serán utilizados para denominar lugares públicos, calles o plazas ni se erigirán en su memoria monumentos, bustos o estatuas por expreso deseo del fallecido líder revolucionario, según dijo hoy su hermano y presidente de Cuba, Raúl Castro.

"El líder de la Revolución rechazaba cualquier tipo de manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta sus últimas horas de vida", afirmó Raúl Castro en un discurso durante el último acto de homenaje a Fidel, celebrado en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

Según el presidente cubano, la voluntad de su hermano ha sido que, tras su muerte, su nombre y su figura nunca sean utilizados para denominar instituciones, plazas, parques, calles, avenidas o sitios públicos.

Miles de personas asistieron esta noche en la Plaza de la Revolución "Antonio Maceo"de Santiago de Cuba al último acto masivo para despedir a Fidel Castro, cuyas cenizas serán depositadas mañana en el cementerio de Santa Ifigenia de esa ciudad, considerada la cuna de la Revolución cubana.

Las cenizas del exmandatario partieron de La Habana el pasado miércoles en un cortejo fúnebre por toda la isla hasta llegar hoy a Santiago, el recorrido inverso de la "Caravana de la Libertad"que hicieron los guerrilleros del Ejército Rebelde comandado por Fidel en enero de 1959 al triunfo de la Revolución.

El acto multitudinario de despedida en Santiago cerró con el último discurso que Raúl Castro dedica a su hermano en los nueve días de actos fúnebres que se decretaron desde su muerte, el 25 de noviembre a los 90 años.

Para este ultimo adiós a Fidel, también intervinieron representantes de las organizaciones sociales oficialistas como la Central Nacional de Trabajadores, la Federación de Mujeres Cubanas, la Federación de Estudiantes Universitarios o la Unión de Jóvenes Comunistas.

Entre los invitados al acto en Santiago, cuna de la Revolución, figuran personalidades que fueron amigos personales de Fidel como los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Bolivia, Evo Morales; los ex presidentes de Brasil, Lula da Silva y Dilma Rousseff, o el futbolista argentino Diego Maradona.

Defensa del socialismo

Durante su discurso, Raúl Castro, ha destacado el liderazgo del recientemente fallecido Fidel Castro, señalando que su principal enseñanza "es demostrar que sí se pudo, sí se puede y sí se podrá superar cualquier obstáculo". "Demostró que se puede superar cualquier obstáculo, amenaza o turbulencia en el empeño de construir el socialismo en Cuba y garantizar la independencia", ha apuntado. El presidente ha informado de que los restos mortales de su hermano serán enterrados mañana en el cementerio de Santa Ifigenia, donde descansarán junto a otros personajes ilustres de la historia de Cuba, entre ellos el libertador de la isla, José Martí.

Raúl Castro ha recordado distintos hitos de la Revolución cubana y de la posterior administración de Castro, extrayendo de estos episodios que "la permanente enseñanza de Fidel Castro es que sí se puede, que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de vencer, hace una evaluación de cada situación y no renuncia a sus nobles y justos principios".

"Fidel nos demostró que sí se podía llegar a las costas en el Yate Granma, que sí se podía resistir al enemigo, al hambre y al frío. Organizar un ejército revolucionario en la Sierra Maestra tras la debacle de Alegría de Pío; que sí se podía abrir nuevos frentes guerrilleros en oriente; que sí se podía derrotar con 300 fusiles la ofensiva de más de 10.000 soldados", ha relatado. "Nos enseñó que sí se podía derrotar en 72 horas o menos la invasión de Playa Girón y proseguir la campaña de analfabetismo como se logró, que sí se podía proclamar el carácter socialista de la Revolución a 90 millas del imperio cuando sus naves avanzaban hacia Cuba tras las tropas mercenarias", ha explicado Raúl Castro, antes de reivindicar que Fidel Castro defendió con "firmeza los principios de nuestra soberanía, sin temer a los chantajes estadounidense en la crisis de los misiles".

Durante algunos tramos del discurso, Raúl Castro ha sido interrumpido por aplausos de los cubanos que se congregaban en la Plaza Antonio Maceo ataviados con pequeñas banderas cubanas que no han dejado de ondear el acto. El mandatario ha sido recibido con los vítores: "`Raúl, amigo, el pueblo está contigo!".

Internacionalismo y bloqueo de EE UU

Sobre su destacado carácter internacionalista, Raúl Castro ha apuntado que su hermano demostró "que sí se podía enviar ayuda solidaria a otros pueblos hermanos en lucha contra la opresión colonial y la agresión externa y el racismo", citando las victorias en las campañas ante "los racistas sudafricanos", que supusieron la integridad territorial de Angola y la independencia de Namibia.

Sobre los avances médicos y científicos que experimentó la isla con el liderazgo de Fidel Castro, su hermano ha señalado que se demostró que "se podía transformar Cuba en un gran polo científico, avanzar en los modernos y decisivos campos de la ingeniería genética y la biotecnología e insertarnos en coto cerrado del comercio internacional de fármacos".

Frente al bloqueo estadounidense sobre la isla y la caída del bloque soviético, el mandatario ha destacado el desarrollo del turismo pese al bloqueo. "Sí se puede resistir, sobrevivir y desarrollarnos sin renunciar a los principios ni a las conquistas del socialismo en el mundo unipolar y de las trasnacionales que surgió después del derrumbe del campo socialista de Europa y la Unión Soviética", ha afirmado.

"(Fidel Castro) Demostró que sí se pudo, sí se puede y sí se podrá superar cualquier obstáculo, amenaza o turbulencia en nuestro firme empeño de construir el socialismo en Cuba o lo que es lo mismo, garantizar la independencia y soberanía de la Patria", ha concluido Raúl Castro.

Los cánticos "Yo soy Fidel", "Fidel es Raúl"o "Raúl, amigo, el pueblo está contigo"han inundado la plaza tras el discurso del presidente cubano, que estuvo precedido por la intervención de distintos representantes de colectivos cubanos tanto de trabajadores, mujeres, del Ejército o de instituciones educativas.

EFE