MENÚ
lunes 16 septiembre 2019
03:46
Actualizado

El presidente no quiere más guerras

Charles M. Cameron

  • El presidente no quiere más guerras

Tiempo de lectura 2 min.

12 de septiembre de 2019. 00:59h

Comentada
Pofesor de Ciencias políticas y Asuntos públicos en la Universidad de Princeton.  12/9/2019

¿Por qué Donald Trump despidió a John Bolton? ¿En qué no estuvieron de acuerdo?

John Bolton es un neoconservador, el mismo tipo de persona responsable de la guerra de Irak. Los miembros de este grupo creen que Estados Unidos puede y debe utilizar la fuerza militar activamente para reformar el orden internacional a favor de sus intereses. Probablemente sea incorrecto decir que el presidente Trump tiene una filosofía sobre política exterior, pero tiene instintos. Y esos instintos no favorecen una guerra abierta con Irán, una intervención obvia en Venezuela o una guerra interminable en Afganistán. Bolton, en cambio, favorece todas esas cosas. Por lo tanto, es menos sorprendente que haya sido despedido, que que haya durado tanto en el cargo.

¿Por qué en la administración Trump está habiendo tantos despidos y renuncias?

El estilo de gestión del presidente es caótico y caprichoso. Tiene opiniones radicales sobre muchos temas, pero no lee memorandos, ni asiste sesiones informativas ni escucha a expertos. A menudo se dedica a hacer política en Twitter, reflejando la opinión de la última persona con la que habló o lo que acaba de ver en la televisión. Como resultado, trabajar para él es un castigo, al menos en cualquier área en la que presta su atención limitada y episódica. No hace falta decir que tiene un gran problema para atraer o retener a personas de primer nivel. Sin embargo, no parece molestarlo.

¿Esto es perjudicial para la seguridad nacional del país?

En el corto plazo, la salida de John Bolton como consejero de Seguridad Nacional fortalece al secretario de Estado (Mike Pompeo). En otras circunstancias habría reforzado al secretario de Defensa y al director de Inteligencia Nacional, pero ambos cargos están ahora en manos de personas que muestran demasiada debilidad. Si hubiera una crisis de política exterior real y grave, por ejemplo, con China, Corea del Norte, Irán o Rusia, no sabemos cuál sería la respuesta de la Casa Blanca.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs