Trump rectifica: «Obama nació en EE UU y punto»

El candidato republicano lideró una campaña para defender que el presidente era keniano.

Donald Trump asiste a un evento de su campaña electoral en Washington DC hoy, 16 de septiembre de 2016.
Donald Trump asiste a un evento de su campaña electoral en Washington DC hoy, 16 de septiembre de 2016.

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, captó la atención de todos los medios tras alentar dudas sobre el lugar de nacimiento del presidente estadounidense, Barack Obama, para luego asegurar que cree firmemente que nació en Estados Unidos.

En una de las habituales salidas de tono, Donald Trump, el candidato republicano a la Casa Blanca, lideró una campaña mediática en 2011 para defender que Barack Obama no nació en Hawái sino en Kenia. Ayer, el magnate se vio obligado a pronunciarse sobre esta cuestión, que tantas críticas le ha granjeado, para afirmar con rotundidad que el presidente nació en EE UU. «Barack Obama nació en Estados Unidos y punto. Ahora queremos volver a centrarnos en hacer Estados Unidos más fuerte y grande de nuevo», añadió Trump, parafraseando su lema de campaña. La polémica ha vuelto a cobrar fuerza a raíz de una entrevista con el diario «The Washington Post» publicada el jueves, en la que el magnate no quiso reconocer que Obama nació en suelo estadounidense.

Trump alimentó el movimiento llamado «birther» (de la palabra «nacimiento» en inglés), según el cual Obama mintió a los estadounidenses al decir que nació en EE UU. De esta manera, Trump quería demostrar que la candidatura de Obama era ilegal, ya que sólo pueden presentarse a la carrera presidencial ciudadanos que sean estadounidenses de nacimiento. Esta insólita circunstancia forzó a Obama en 2008, cuando aún era senador de Illinois, a publicar su partida de nacimiento de Hawái.

Trump, que ha humillado a los afroamericanos, ha querido ganarse con esta rectificación su apoyo para las elecciones de noviembre. Charlie Rangel, representante demócrata de Harlem (Nueva York), considerado el corazón de la América negra, contestó de forma clara al controvertido magnate. «Decir que el presidente Obama no era estadounidense es racista. Porque querían a un presidente americano de origen europeo», criticó Rangel, en clara referencia a las críticas de que el presidente Obama no representaba a la América verdadera.

Desde un inicio fue Trump quien dio alas a las teorías de facciones ultraconservadoras que aseguraban que Obama nació en Kenia y, por lo tanto, quedaba inhabilitado por la Constitución para ser presidente. Ayer, la demócrata reaccionó rápido, y contestó al multimillonario en Twitter. «Barack Obama nació en Estados Unidos, así de simple, y Donald Trump les debe a él y al pueblo estadounidense una disculpa», enfatizó Clinton. Obama, por su parte, se mostró ayer molesto por tener que referirse a algo que parecía enterrado desde 2011: «Estamos aquí para otras cosas», afirmó ante un grupo de periodistas para hablar sobre el Acuerdo de Asociación Transpacífico, y confió en que la campaña «refleje asuntos más serios».