El Supremo avala el estado de excepción y da vía libre a Maduro

El chavismo detiene al jefe de Seguridad de Ramos Allup por «propiciar la violencia»

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un mitin celebrado en Caracas
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un mitin celebrado en Caracas

El chavismo detiene al jefe de Seguridad de Ramos Allup por «propiciar la violencia»

El Tribunal Supremo de Venezuela volvió a rendirse a las órdenes del presidente Nicolás Maduro y echó por tierra el documento aprobado por la Asamblea Nacional en el que se exigía la anulación del decreto del estado de excepción y el de emergencia económica por considerar que atenta contra los Derechos Humanos. La sentencia, publicada la pasadamadrugada por la Sala Constitucional del Supremo, destaca que «nuevamente la Asamblea Nacional contrarió la norma» establecida en la Ley Orgánica sobre Estados de Excepción. Con esta decisión, Maduro tiene amplios poderes para controlar el país en los ámbitos políticos y sociales sin ninguna supervisión, sólo con el amparo de que debe proteger al país de una supuesta invasión extranjera planificada por el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez.

«La medida declarativa del estado de excepción obedece a la meritoria necesidad de proteger al pueblo venezolano y a las instituciones, expresión directa del Poder Público, que han sido objeto de amenazas internas y externas, y de acciones que tienden a desestabilizar la economía y el orden social del país, siendo ineludible para el restablecimiento de las actividades económicas en el ámbito nacional», reza el fallo firmado por los magistrados elegidos por el Partido Socialista Unido de Venezuela cuando era mayoría en el Legislativo.

El líder opositor Henrique Capriles Radonski rechazó la decisión y reafirmó que ningún venezolano debe acatar un decreto que sea considerado nulo por la Asamblea Nacional. Asimismo, instó a que las Fuerzas Armadas acaten lo que dicta la Constitución y no los designios de Maduro. De hecho, ya hay fuertes escisiones en el seno del Ejército entre los que apoyan al régimen y los que están con los venezolanos.

Formando parte de la política de Defensa, hoy se realizarán en Caracas prácticas y ejercicios militares como preparativos de respuesta ante una posible invasión, según anunciaron las autoridades venezolanas.

En medio de este clima convulso, el secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, respondió con un comunicado de prensa a las acusaciones de Nicolás Maduro de que era un agente de la CIA. En el texto, entre otras cosas, le llamó «dictadorzuelo» y pidió que entendiera la voluntad del pueblo al exigir un revocatorio. Después, el mismo Almagro recibió a los diputados de la Comisión de Política Exterior del Parlamento venezolano, quienes hicieron una petición formal: la aplicación de la carta interamericana democrática. Este es uno de los mecanismos que la OEA permite que sus países miembros soliciten, siempre y cuando estén en riesgo los valores democráticos de un país.

Por otra parte, ayer detuvieron sin justificación alguna al jefe de seguridad del presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup. Fue arrestado por 12 funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia, cuando llegaba a su casa. El comisario Coromoto Rodríguez fue acusado por Maduro, en cadena nacional, de propiciar la violencia.