El triunfo en Buenos Aires impulsa a Macri en las presidenciales

Horacio Rodríguez Larreta, el candidato de la conservadora Propuesta Republicana (Pro) respaldado por el líder del partido, Mauricio Macri,
Horacio Rodríguez Larreta, el candidato de la conservadora Propuesta Republicana (Pro) respaldado por el líder del partido, Mauricio Macri,

La oposición volvió a dejar claro quién manda en Buenos Aires. Otra cosa serán las elecciones presidenciales. Horacio Rodríguez Larreta, el candidato de la conservadora Propuesta Republicana (Pro) respaldado por el líder del partido, Mauricio Macri, que aspira a la Presidencia argentina, se alzó con la victoria en las elecciones primarias de la capital. Con el 100% por ciento de los votos escrutados, Rodríguez Larreta, jefe de Gabinete de Macri, se anotó un 47,60 % de los votos, imponiéndose por casi diez puntos a su principal rival y compañera de partido, la senadora Gabriela Michetti. Este resultado refuerza a Macri, que se vio salpicado por la grave división interna que provocó la confrontación entre su candidato y Michetti.

En segundo lugar, se situa el ex ministro de Economía Martín Lousteau, que se alzó como candidato a la Alcaldía de la alianza de centro izquierda Energía Ciudadana Organizada (ECO), con un 22%. El tercero fue para el kirchnerista Mariano Recalde, presidente de la estatal Aerolíneas Argentinas, que logró cerca de un 19%. Estos comicios son clave teniendo en cuenta que en unos meses los argentinos elegirán a su futuro presidente Alrededor de 2,5 millones de votantes, un 8% del total del electorado argentino, estaban convocados el domingo a las urnas en Buenos Aires para elegir a los candidatos que competirán en las elecciones municipales del 5 de julio para elegir al nuevo jefe de Gobierno porteño.

El escenario aún es difuso, por eso cada primaria es clave para saber quiénes competirán en la carrera por la Casa Rosada. Si ganase la Presidencia, Macri acabaría con un estricto control cambiario, haría las paces con los acreedores de Argentina y mejoraría las deterioradas relaciones con EE UU. En otras palabras, daría marcha atrás a las políticas que la presidenta y su esposo Néstor Kirchner impulsaron a lo largo de los últimos 13 años.

El alcalde derechista de Buenos Aires encabeza muchas encuestas con miras a las presidenciales de octubre. Su popularidad obedece en parte a la frustración por la situación económica del país y al malestar en torno a la muerte del fiscal Alberto Nisman, que había acusado a Fernández de proteger a los responsables del peor ataque terrorista sufrido por Argentina. Tres meses después de su deceso, todavía no se ha establecido si se suicidó o fue asesinado. Varias encustas realizadas en marzo le dan a Macri una leve ventaja sobre el resto de aspirantes.