El TSJ Norirlandés rechaza dos recursos para detener el Brexit

La Razón
La RazónLa Razón

El Tribunal Superior de Irlanda del Norte rechazó ayer dos demandas diferentes contra el Brexit, al considerar que no existe base legal alguna en el acuerdo del Viernes Santo –con el que se puso paz a la región- para impedir al Gobierno británico activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa para comenzar con los trámites de salida de la Unión Europea.

La primera iniciativa legal partía de políticos de diverso signo, que solicitaban una votación previa en Stormont - sede de la Asamblea regional norirlandesa- antes de que Londres mueva alguna ficha. La segunda, había sido presentada por el activista Raymond McCord, quien sostiene que el Brexit dañará al proceso de paz norirlandés y se ha mostrado preocupado por la posibilidad de que la UE retire los fondos que destina a las víctimas y a proyectos de paz y reconciliación.

El Gobierno de Theresa May dio la bienvenida a la sentencia. Con todo, la Corte Suprema británica inició este mes la vista de otro recurso promovido por Gina Miller, europeísta y fundadora del fondo de inversión SCM Private, que alega que el Ejecutivo no puede comenzar los trámites de divorcio sin que la cuestión se vote antes en Westminster. La sentencia se conocerá en noviembre y se da por hecho que la parte perdedora recurrirá al Supremo.

En este sentido, el juez instructor, Paul Maguire, del Tribunal Superior de Belfast, recalcó ayer en su sentencia que correspondía a los tribunales ingleses decidir si la primera ministra tenía la autoridad comenzar las negociaciones con Bruselas sin el apoyo explícito del Parlamento.

May sí ha aceptado un debate parlamentario sobre el Brexit antes de invocar el artículo 50 a finales del próximo mes de marzo. La líder tory ha prometido una mayor "transparencia"ante la Cámara de los Comunes, aunque ha advertido que no habrá votación después del debate y que su Gobierno tendrá la última palabra en las negociaciones con Bruselas.