Escándalo por la organización y emisión de combates infantiles en Chechenia

El presidente checheno alardeó de que uno de sus tres hijos, de 10 años, mandó a la lona a su rival en un K.O. en tan sólo 14 segundos

Dos de los niños durante uno de los combates televisados
Dos de los niños durante uno de los combates televisados

La transmisión en directo por televisión de combates en Chechenia en los que participan niños de entre ocho y diez años ha causado un gran revuelo en Rusia y ha atraído la atención de la sociedad civil.

La transmisión en directo por televisión de combates de artes marciales en Chechenia en los que participan niños de entre ocho y diez años ha causado un gran revuelo en Rusia y ha atraído la atención de la sociedad civil.

En las imágenes que pudo ver todo el país, niños -entre ellos los tres hijos del presidente chechén, Ramzán Kadírov- se pelean ferozmente en un cuadrilátero sin ningún tipo de protección, vestidos sólo con pantalón corto y guantes.

Los polémicos combates, organizados hace dos días en el marco de un torneo internacional de las artes marciales mixtas celebrado en Grozni, la capital de la república norcaucásica- fueron transmitidos en directo por un canal deportivo ruso.

Pese a la crudeza de los vídeos que se pueden ver en YouTube, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reaccionó hoy de forma muy tibia a la polémica e incluso puso en duda que reflejan la realidad.

"Puedo apostar que muy poca gente ha visto lo que pasó en realidad. Una cosa es que las imágenes se correspondan (con la realidad), pero si no es así, hay que evitar levantar polémica", dijo Peskov a los periodistas.

Mientras, la recién nombrada defensora de los Derechos del Menor, Anna Kuznetsova, pidió información sobre los hechos a sus colegas en Chechenia, y advirtió de que "la salud y seguridad de los niños es una prioridad ante todo".

"Puede que los combates sean de exhibición, pero los golpes que se propinaron los niños eran de verdad, y además no llevaban ninguna protección. Hay que aclarar si la organización de estos combates es algo habitual y cómo pueden afectar a la salud de los niños", agregó.

El legendario luchador ruso Fiódor Yemeliánenko -cuatro veces campeón mundial de artes marciales mixtas (disciplina conocida popularmente como MMA, acrónimo en inglés de Mixed Martial Arts)- condenó el lamentable espectáculo.

"Los niños de hasta 12 años ni siquiera pueden competir según las reglas de MMA. Lo sucedido en Grozni es inadmisible", escribió Yemeliánenko en su Instagram.

El respetado deportista, de 40 años, apodado "El último emperador", recordó que todos los luchadores menores de 21 años deben competir con casco y protecciones, mientras que los niños menores de 12 años no pueden ni asistir como espectadores a estos combates.

"Pequeños de ocho años se atizaban entre sí ante la divertida mirada de los adultos. Me indigna muchísimo que el presidente de Chechenia, Ramzán Kadírov, lo presenciara todo", aseveró Yemeliánenko.

El propio Kadírov, que no se cansa de repetir que los chechenes son un pueblo de guerreros natos y que todos deben saber combatir, no tardó en presumir que su hijo mayor Ajmad, de 10 años, mandó a la lona a su rival en un K.O. en tan sólo 14 segundos.

"Ajmad tiene diez años. Lleva varios años practicando boxeo, judo, kárate y artes marciales mixtas. En el combate de exhibición en la categoría inferior de hasta 33 kilos, Ajmad derrotó por K.O. a su rival en un combate que duró 14 segundos y se proclamó campeón del torneo", escribió el líder chechén en su página de Instagram.

Kadírov asumió ayer mismo por tercera vez la jefatura de esa república del Cáucaso Norte ruso tras lograr una aplastante victoria en las elecciones presidenciales el pasado 18 de septiembre.

El líder chechén se ha visto implicado en continuos escándalos, entre ellos un artículo que publicó en el diario "Izvestia"en el que llamó "enemigos del pueblo"y "traidores"a los opositores al presidente ruso, Vladímir Putin.

Kadírov también es acusado por la oposición y activistas de derechos humanos de estar detrás de la muerte hace diez años de la periodista de "Nóvaya Gazeta", Anna Politskóvskaya, y la activista chechena Natalia Estemírova (2009).

Al igual que su padre, Ajmad Kadírov, que ejerció el cargo de presidente chechén hasta su asesinato por la guerrilla en mayo de 2004, Kadírov combatió contra las fuerzas federales rusas en la primera guerra chechena (1995-1996), pero después se pasó al otro bando.

Efe