Estados Unidos aprueba un veto al mundo islámico

La Administración Trump firma una orden ejecutiva que suspende durante un tiempo la entrada de los ciudadanos procedentes de países como Siria, Libia o Yemen

La Razón
La RazónLa Razón

La Administración Trump firma una orden ejecutiva que suspende durante un tiempo la entrada de los ciudadanos procedentes de países como Siria, Libia o Yemen

El presidente Donald Trump eligió el Departamento de Defensa como perfecto escenario desde el que firmar tres decretos, entre los que destacó una controvertida orden que suspende la entrada de refugiados previstos de Siria. Durante la campaña presidencial avanzó que a los inmigrantes de países considerados sensibles «se les examinará de forma extrema» antes de dejarles entrar en suelo norteamericano. Mientras, las otras dos, que rubricó desde la emblemática Sala de los Héroes en el Pentágono, trataban sobre acciones de respuesta militar, centrada en «reconstruir las Fuerzas Armadas» y aumentar el número de «aviones, navíos y recursos» para la defensa del país.

En una entrevista con la cadena Fox, Trump defendió los decretos antes de firmarlos. «No podemos arriesgarnos. Ahora mismo, el FBI tiene más de 1.000 investigaciones en curso. Y son personas a las que les hemos dejado entrar. No necesitamos esto. Esta gente viene con malas intenciones. La mayoría no, me imagino. Pero, no nos podemos arriesgar», explicó su decisión al periodista de la cadena Fox Sean Hannity. Las órdenes ejecutivas están perfectamente alineadas con el mensaje electoral del 45º presidente norteamericano y su polémico veto a los países musulmanes «hasta que sepamos lo que ocurre» tras el atentado terrorista en San Bernardino (California) en diciembre de 2015, en el que murieron catorce personas. «He establecido nuevas medidas de veto para mantener a los terroristas islámicos fuera de EE UU. No los queremos aquí. Solo queremos dejar entrar a quienes apoyen a nuestro país», dijo tras la firma.

Al mismo tiempo, en un borrador filtrado a la agencia Associated Press, se redactó la orden de la suspensión de los visados a individuos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria, Yemen al menos durante un mes. En el mismo texto se urgió a los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y Estado y al director de Inteligencia Nacional a repasar qué tipo de información se requiere a los visitantes de los países señalados. También se demandó la prohibición de la entrada de aquellos individuos cuyos gobiernos no proporcionen los datos requeridos por Estados Unidos. Con todo, dentro del decreto, están exentos los individuos de las delegaciones internacionales que se desplacen a Nueva York para visitar la sede de Naciones Unidas en Manhattan. Mientras, la prohibición de Trump tampoco afectará a todos aquellos nacionales cristianos que huyan de países de mayoría musulmana en África del Norte y Oriente Medio. Durante la campaña se convirtió en un asunto muy controvertido la decisión del ex presidente Barack Obama de aumentar la cuota de admisión de refugiados sirios debido a la crisis humanitaria. De esta forma, el ex mandatario demócrata ordenó la aceleración del proceso de tramitación de entrada de las familias víctimas de la guerra civil siria, que se prolonga durante dos años. Trump criticó esta medida. A pesar de la gran controversia suscitada, esta decisión tiene ya precedentes. El mismo decreto de prohibir de forma temporal la admisión a los refugiados fue firmado por el presidente republicano George W. Bush inmediatamente después de los ataques del 11 de septiembre. Al mismo tiempo, se hizo un gran escrutinio a los visitantes que querían entrar en el país de otras naciones, incluso de países aliados.