Actualidad

Evo Morales se proclama vencedor de las presidenciales y denuncia un “golpe de Estado”

La OEA pide la celebración de una segunda vuelta, mientras el presidente boliviano llama a sus seguidores a «defender la democracia»

La OEA pide la celebración de una segunda vuelta, mientras el presidente boliviano llama a sus seguidores a «defender la democracia»

Publicidad

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se declaró ayer ganador de las elecciones presidenciales celebradas el domingo pese a que el escrutinio no finalizó, y denunció que está en marcha un golpe de Estado alentado por la derecha con apoyo internacional, por lo que llamó al pueblo a organizarse y defender la democracia. «Llamo a la población a organizarse y prepararse para defender la democracia que ha costado sangre para recuperar», anotó. En su comparecencia, llamó «a seguir construyendo la paz con justicia social» y a continuar «trabajando por el crecimiento económico».

Consideró que el golpe de Estado se expresa en las movilizaciones que impiden el recuento de votos de las elecciones al destruir dependencias de los tribunales electorales departamentales (TED) y los ataques a las sedes de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS).

Por su parte, el director de Cooperación y Observación Electoral de la OEA, Gerardo Icaza, denunció que el Gobierno de Bolivia ha suministrado versiones contradictorias sobre las razones por las cuales se interrumpió el recuento electoral, por lo que recomendó que, debido al contexto de la elección, haya una segunda vuelta en Bolivia. «Con 96,78% de las actas computadas en el escrutinio definitivo, marca una diferencia de 9,48% entre los binomios más votados. Lo que de mantenerse significaría una segunda vuelta». «En caso de que concluido el recuento el margen sea superior al 10%, es estadísticamente razonable concluir que será por un porcentaje ínfimo. Debido al contexto y las problemáticas en este proceso electoral, continuaría siendo una mejor opción convocar una segunda vuelta», dijo Icaza.

La denuncia de Morales se produce tras tres días de manifestaciones, algunas violentas, de sectores de clase media urbana convocados por el candidato y ex presidente Carlos Mesa, quien alega haber obtenido los votos suficientes para llegar a una segunda vuelta y denunció fraude a favor del mandatario.

Publicidad

Durante estas jornadas fueron incendiadas las dependencias del tribunal electoral de Chuquisaca, Potosí, Pando, Santa Cruz y Beni, además de oficianas de campaña del partido oficialista en Oruro, Santa Cruz, Chuquisaca, Tarija y Cochabamba.

La huelga se cumple mayoritariamente en Santa Cruz, que amaneció ayer con calles bloqueadas y grupos vecinales organizados para evitar que no circulen vehículos. Durante la madrugada, un grupo de desconocidos provocó un incendio en el edificio del Tribunal Departamental Electoral cruceño.

Publicidad

El presidente del Comité Cívico en Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, había instruido a sus miembros para que «no se mueva ni un sepe [una hormiga] en Santa Cruz» durante la jornada de protesta, de acuerdo con el diario boliviano «Los Tiempos». En Trinidad, «grupos de choque» en «estado de ebriedad» bloquearon los accesos al centro, según ABI. «Es un paro obligado en el centro de Trinidad», denunció el secretario regional de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Ignacio Franco.

Los Comités Cívicos, que reúnen a organizaciones de la sociedad civil, y el Comité Nacional en Defensa de la Democracia convocaron el martes un «paro nacional indefinido».