González asistirá al juicio de López como «asesor externo»

Maduro, en su programa televisivo

El ex presidente Felipe González viaja hoy a Colombia y espera trasladarse a Venezuela el domingo. Allí lo esperan con los brazos abiertos familiares de presos políticos y opositores. Desde la otra parte, el Gobierno chavista tratará de que la visita del mandatario pase desapercibida, sin armar revuelo. Es por tanto probable que no haya «show» en el aeropuerto y que González no sea deportado.

Este lunes comenzaron las audiencias del juicio que enfrentan los líderes opositores de Venezuela, Leopoldo López y Antonio Ledezma. Lilian Tintori, esposa del ex líder de Voluntad Popular, confirma que para la defensa de ambos presos políticos del chavismo cuentan con González. En un principio se esperaba la llegada del ex presidente español, cuya participación fue rechazada por las autoridades venezolanas para el 17 de mayo. Pero aplazó su viaje a Venezuela, ya que no se había fijado una fecha para la audiencia de López y Ledezma.

Finalmente, el ex presidente llegaría el domingo a Caracas. La Asamblea Nacional ya se apresuró a declararlo persona «non grata», aunque este calificativo carece de valor legal. Viajaría por tanto como turista, y sólo si su pasaporte caducase antes de seis meses podrían deportarlo. Asimismo, González será muy cauto a la hora de realizar declaraciones, para limitar los argumentos del régimen chavista sobre la supuesta injerencia en los asuntos internos del país caribeño. No sería el primer político español expulsado. En 2009 una veintena de miembros de la policía de seguridad del Estado (Disip) irrumpió en la entrada del hotel donde se encontraba el entonces eurodiputado Luis Herrero, quien había viajado a Caracas como observador internacional. Ante la atenta mirada de un grupo de periodistas que se encontraban en el hall, Herrero fue subido a una furgoneta de lunas tintadas y deportado a Sao Paulo. Horas antes, el periodista había llamado dictador a Chávez.

Tintori insiste en aclarar que el ex presidente desempeñará de «asesor técnico externo» de la defensa. Pese a que el tribunal ha negado su participación, la defensa presentó una apelación sobre esa decisión. El Gobierno venezolano ha sugerido que podría vetar la entrada al país argumentando unas supuestas irregularidades burocráticas que ni el ex presidente ni los abogados de López entienden. Caracas ha asegurado, entre otras cuestiones, que González necesitaría visado de trabajo.