González y otros 13 ex presidentes piden a la ONU que exija la liberación de los presos

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ayer
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ayer

Venezuela podría ser el representante de América Latina y el Caribe en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU durante los próximos tres años. Ante este contrasentido, que se votará la próxima semana, 14 ex jefes de Estado o de Gobierno, como el ex presidente español Felipe González, han exigido a la Asamblea General de Naciones Unidas que condicionen la decisión a la puesta en libertad de los presos políticos venezolanos y a la aceptación de una misión imparcial de observación electoral para las próximas elecciones legislativas.

En una carta firmada por 14 miembros del Club de Madrid como el ex presidente chileno, Sebastián Piñera o la costarricense Laura Chinchilla, recuerdan que «la concentración de poder y la falta de independencia judicial en Venezuela han permitido que el Gobierno intimide, censure y persiga a críticos. De manera arbitraria, se ha detenido, juzgado, condenado e inhabilitado políticamente a líderes de la oposición». Los trece líderes iberoamericanos junto a Felipe González, mencionan directamente los casos de «Leopoldo López, Daniel Ceballos y Antonio Ledezma» así como todas las «demás personas detenidas por ejercer sus derechos de opinión y manifestación pacífica».

También resaltan en la misiva del Club de Madrid, que el Gobierno de Nicolás Maduro «no promociona ni promueve los Derechos Humanos ni coopera plenamente con el Consejo de Seguridad de la ONU». Asimismo, Venezuela «ha repudiado la labor de observadores internacionales de derechos humanos».