Greenwald: «Si creen que van a intimidarme, son unos ilusos»

La Razón
La RazónLa Razón

LONDRES- La reacción de Glenn Greenwald tras saber que su pareja había sido detenida en el aeropuerto de Heathrow no se hizo esperar. Lejos de amedrentarse, el periodista de «The Guardian» –responsable de publicar las primeras revelaciones del ex agente de inteligencia estadounidense Edward Snowden– ha prometido volver a la carga con más informaciones que podrían sacar los colores tanto a Downing Street como a la Casa Blanca. «Si los gobiernos de EE UU y Reino Unido creen que tácticas como ésta vana intimidarnos, están siendo demasiado ilusos», recalca en su rotativo. El periodista asegura que con este tipo de comportamientos lo único que hacen los ejecutivos es demostrar por qué es tan «peligroso que se les permita ejercer un gran poder de espionaje». Su pareja, el brasileño David Miranda, fue retenido de acuerdo con el capítulo 7 de la Ley antiterrorista 2000. Miranda había pasado una semana en Berlín junto con Laura Poitras, la realizadora estadounidense que grabó junto con Greenwald la entrevista a Snowden. Al recogerle ayer en el aeropuerto de Río de Janeiro, el reportero explicó que a partir de ahora iba a ser «mucho más agresivo» en sus reportajes. «Tengo muchos documentos sobre el sistema de espionaje británico», añadió.