Europa

Hollande pide acciones y no sólo palabras a Merkel

Hollande y Merkel hoy en conferencia de prensa en París.
Hollande y Merkel hoy en conferencia de prensa en París.

El presidente francés, François Hollande, instó hoy a Alemania a "implicarse aún más"y a "ir más lejos"en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, en una comparecencia junto a la canciller alemana, Angela Merkel.

No hubo anuncios concretos, pero sí una imagen de unidad, y un deseo de encontrar juntos una solución. François Hollande recibió ayer en el Elíseo a Angela Merkel, y ambos se abrazaron en diversas ocasiones para mostrar esa voluntad de enfrentarse juntos a la amenaza terrorista.

El presidente francés agradeció a la canciller alemana el haberse desplazado hasta París para mostrar su solidaridad tras los atentados del 13 de noviembre. Pero Hollande dejó claro desde el principio que la compasión no basta, « debemos estar en la acción, en la acción contra el terrorismo».

La ronda de contactos diplomáticos iniciada el lunes por François Hollande para aglutinar sinergias en torno a un mismo objetivo, la « exterminación » de Daesh, no ha dado de momento avances espectaculares en esa concretización de la solidaridad en la lucha contra el terrorismo.

David Cameron dijo el lunes en París que está convencido de que el Reino Unido debe intervenir en Siria contra el Estado Islámico, aunque tiene que convencer hoy a su Asamblea para que dé el visto bueno. Barak Obama aseguró ante Hollande que « nous sommes tous français », pero no dio señales de un cambio en su estrategia contra el Estado Islámico que permita una gran coalición internacional con la presencia de Rusia.

Ante la prensa, François Hollande invitó a Merkel a pasar de las palabras a la acción militar: « hay que actuar con determinación », insistió el presidente francés, « no podemos vencer a Daesh con palabras, hará falta medios militares ». Para la líder de un país que tiene un ejército al servicio de la paz y sólo de la defensa, y una población mayoritariamente opuesta a una implicación del ejército el margen de compromiso parece bastante reducido.

Angela Merkel aseguró que Alemania no sólo se siente « afectada », sino también « empujada » a actuar. Evocó su visita a la plaza de la República minutos antes, donde miles de parisinos han depositado flores y velas en homenaje a las víctimas de los atentados, y repitió lo que dijo tras los ataques, que Alemania ofrecería a Francia « toda la ayuda que pudiera». Alemania ya ha iniciado los trámites para aligerar la carga de los soldados franceses desplegados en Mali. « Trabajamos en el ámbito de la formación y vamos a asumir más responsabilidades », dijo Merkel, « cuando Hollande me pide que reflexionemos sobre la asunción de otras responsabilidades, para mi es una misión, y actuaremos rápido ». El gobierno alemán ya había anunciado poco antes su decisión de desplegar 650 soldados en Mali para permitir a Francia utilizar las tropas que tiene allí desplegadas en su combate contra los yihadistas en Siria.

En la misma línea que Hollande, Merkel corroboró que « no se puede vencer a Daesh con palabras, serán necesarios medios militares ». Pero para la canciller debe ir al unísono con lograr una solución política para Siria. « Hacemos todo lo que podemos para que las partes implicadas se sienten en torno a una mesa », añadió la canciller, esperando que el avión de combate ruso derribado por Turquía, no impida el desarrollo de este proceso iniciado en Viena.

« También vamos a hablar de la situación de los refugiados », aseguró Hollande. Alemania no ha digerido la respuesta que dio Francia cuando pidió la solidaridad europea para hacer frente a la avalancha de inmigrantes que llegaban a Europa, y París se limitó a decir que acogerían a 24.000. A ello se han sumado los comentarios del primer ministro Manuel Valls a la prensa alemana diciendo que Europa debe suspender la acogida de refugiados de Oriente Medio. Pero François Hollande se distanció ayer de estas declaraciones, y pidió que no se hicieran « amalgamas » entre refugiados y terroristas, añadiendo que el « deber » de Europa es « acoger a esas personas ».

« Precisamente, un gran número de personas han venido a Europa huyendo de las masacres en Siria, de los bombardeos del régimen y de las matanzas de Daesh », insistió el presidente galo al mismo tiempo que insistía en la necesidad de reforzar el control de las fronteras exteriores de Europa y de actuar junto a Turquía para que esas personas que huyen de su país puedan ser acogidas lo más cerca posible de su lugar de origen. « Es necesario entendernos con Turquía, las situaciones ilegales sólo favorecen a los traficantes », dijo por su parte Merkel, « no podemos admitir que en un país de la OTAN se instale ese clima de ilegalidad ».