Venezuela: “Huimos de la violación sistemática de los derechos humanos”

La ONG Refugiados Sin Fronteras detalla los motivos del éxodo venezolano así como el perfil del venezolano en España

La ONG Refugiados Sin Fronteras detalla los motivos del éxodo venezolano así como el perfil del venezolano en España.

Está claro que en España se escucha cada vez más hablar en “venezolano”. Lo que la mayoría desconoce son los dramas que los han traído hasta aquí, por no hablar de las dificultades para empezar de cero y los problemas con la burocracia hasta que se “regulariza” su situación. Refugiados Sin Fronteras, una ONG formada completamente por venezolanos solicitantes de asilo, acaba de presentar un detallado informe sobre la masiva migración de venezolanos. La organización alerta de que en 2020 podrían ser 5 millones los venezolanos que habrán abandonado su país. La mayoría ha huido ya a Colombia (1,3 millones), Perú (768.100), Chile (288.200), Ecuador (263.000), Brasil (168.200), Argentina (130.000), Panamá (94.400), etc. En suma, ya han abandonado un 13% de la población total venezolana, una cifra solo superada por el pueblo sirio, tras una cruenta guerra de más de ocho años.

España es el país de la Unión Europea que más venezolanos ha acogido (137.589). Aunque los datos no llegan a ser totales porque una gran cantidad de venezolanos cuenta con la doble nacionalidad.

El embajador venezolano de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri, felicitó a la ONG y anunció que “la semana que viene se reunirá con los directores de la cancillería para Iberoamérica, a quienes precisamente planteará los problemas que tienen los compatriotas en España”. Ecarri insiste en que en España “hay más bien alrededor de 500.000 venezolanos”. Son muchos los problemas a los que se enfrentan. Asimismo, el embajador opositor recuerda que “los venezolanos cuando vienen aquí no quieren dádivas, quieren tener la posibilidad de trabajo. Y la burocracia es muy lenta. Se han colapsado los servicios por la gran cantidad de gente que ha llegado. Hemos pasado de 90 días a casi un año en otorgar un permiso de trabajo”. Con todo, Ecarri reconoce que después del informe de la ONU realizado por Michelle Bachelet y las sanciones de la UE, hay más optimismo, “para que así no se incremente la diáspora, más aún”.

Por su parte, Sergio Contreras, de Refugiados Sin Fronteras, manifestó que a pesar de compartir el idioma y parte de la historia, hay un gran desconocimiento sobre la migración y los obstáculos a los que se enfrentan los venezolanos en España.

Según datos cruzados de la ONU, la OEA, y las entrevistas realizadas por Refugiados Sin Fronteras, los motivos para abandonar Venezuela son, principalmente, siete. En primer lugar, el colapso económico del país, una crisis que se ha agudizado considerablemente entre 2018 y 2019, con datos tan preocupantes como la hiperinflación del 1.370.000%, la macro devaluación sin precedentes o la caída de la industria petrolera. Desde Refugiados Sin Fronteras destacan que con el salario de un mes (equivalente a siete euros), los venezolanos apenas pueden comprar alimentos para cuatro días.

En segundo lugar está el colapso del sistema de salud. “Los indicadores de salud están empeorando dramáticamente, el sistema de salud pública y privada está en colapso”, destaca el informe. “No solo por la infraestructura insuficiente y vetusta, sino por la minúscula asignación presupuestaria”. La industria farmacéutica también ha sufrido la escasez de divisas. Por ejemplo, no hay anticonvulsivos en Venezuela. Y recuerdan que la tasa de mortalidad infantil ha aumentado en al menos un 30% y la materna un 65% desde 2015. Contreras recordó que no hay servicio de radiología.

El tercer motivo es la inseguridad alimentaria. Escasez de alimentos, precios inasequibles, productos de mala calidad... Son muchos los venezolanos que ya solo comían una vez al día y apenas sin contenido proteico. En el informe también destacan que hay personas que, en su desesperación, han intercambiado comida por sexo.

En cuarto lugar está el colapso de los servicios públicos. El derrumbe de los servicios básicos, como electricidad, teléfono, gas y agua, son otra de las causas de la migración forzada. Tiene un efecto directo y perjudicial en su calidad de vida. Asimismo, cualquiera que proteste por ello es objeto de represión y persecución selectiva por parte del Gobierno chavista. El colapso de los servicios públicos ha tenido una influencia directa “en el clima de conflictividad social que ha generado persecución miedo y migración”.

Y es que el quinto motivo no es otro que la espiral de violencia. La violencia se ha generalizado en Venezuela, que cuenta con una de las tasas de homicidios más altas del mundo (81,4 por cada 100 mil habitantes). Contreras destacó que Gallup sitúa a Venezuela como el país más inseguro del mundo junto a Afganistán. Y es que el 42% de los venezolanos reconoce haber sido víctima de hurto en 2017, solo un 17% se siente seguro caminando solo por la noche, y un 75% desconfía de las Fuerzas de Seguridad.

La sexta causa es el control social. Desde Refugiados Sin Fronteras explican que en los últimos 20 años se han implementado una serie de políticas públicas que han tenido como único resultado un altísimo grado de dependencia a sus programas sociales. Figuras como el “Carné de Patria” se han utilizado para la discriminación selectiva, negando el acceso a todos los programas sociales, transferencias directas y otros beneficios, a todo aquel que sea crítico al régimen o no forme parte del oficialismo.

En último lugar está la persecución y la represión. Desde 2014 hasta mayo de 2019 “se han registrado 14.986 arrestos arbitrarios y al menos 8.451 personas siguen sujetas a medidas cautelares en procesos penales injustos por motivos políticos”, asevera el informe. “Hay 857 presos políticos, de los cuales 100 son del ámbito militar”, recuerda Contreras. Cualquier profesión puede estar en el punto de mira: “La persecución política incluye a periodistas y trabajadores de la prensa, defensores de derechos humanos, dirigentes sindicales, trabajadores públicos, profesores, médicos...”.

“Hubo torturas, lesionados en manifestaciones, detenciones arbitrarias y víctimas de grupos de exterminio”, manifiesta Contreras, que ha vivido en primera persona la represión del chavismo.

Por todo esto, si no se cumplen las condiciones básicas para vivir y después no se puede ni siquiera protestar, al contrario, son muchos los venezolanos que deciden abandonar el país. “Son todas violaciones contra los derechos humanos”, insiste Contreras. “El éxodo venezolano se debe a estas violaciones de derechos humanos. Se tiene miedo a morir por no tener alimentos, por carencia de medicinas, temor a la represión, a la persecución... Esto es lo que ha promovido que 5 millones de personas se hayan ido. No se van por capricho. Han huido de la violación sistemática de los derechos humanos”, asevera.

¿Cómo es el solicitante de asilo en España?

Algo que quiere dejar constancia Contreras es que “nadie habla del refugiado venezolano. No se pone rostro a los refugiados de Venezuela, a pesar de las más de 58.538 solicitudes que se han hecho en España desde 2015 por parte de los venezolanos”.

Asimismo, Contreras comenta que “más que 137.589 venezolanos en España, la cifra asciende a los 500.000”. Y es que “turistas, hijos de españoles, portugueses e italianos, no están siendo contados en esta migración forzada”. En Refugiados Sin Fronteras han entrevistado a 340 venezolanos en nuestro país y han extraído las siguientes conclusiones.

-“Más del 95% de los solicitantes de asilo desde 2015 lo han hecho en territorio español, solo un 5% lo ha pedido en fronteras”.

-La mayoría vendió todos sus bienes y pertenencias para poder comprarse los billetes de avión y tener algo de efectivo (para dos o tres semanas).

-La mayoría no tiene medios para subsistir más de ocho o nueve meses (el tiempo medio en lograr un permiso de trabajo).

-Se vienen con su familia. Casi un 70% se viene con todo el núcleo familiar, aumentando la vulnerabilidad. El 44,7% de ellos, tienen mayores, niños y personas con alguna discapacidad a su cargo.

-El 89,1% no está trabajando legalmente. “Por no tener permiso de trabajo, no lograr un empleo o homologar su titulación académica”. Contreras destaca tristemente casos de dinero negro y prostitución para poder mantenerse en España.

-El 73,3% tiene un título profesional, y un 51,5% una carrera universitaria. De ellos, el 91,2% no ha podido homologar su título.

-La mayoría de los solicitantes de asilo venezolanos en España tiene entre 18 y 34 años. (29.410 desde 2015).

-Por último, el informe pone de relevancia la situación de los niños apátridas. Sin nacionalidad ni venezolana ni española. El 17,4% de los venezolanos en España ha tenido hijos aquí que son apátridas, con la deficiencias de derechos que esto supone.