Israel: El caos político empaña el proceso de paz de Kushner

La visita del yerno de Trump a Jeruslaén coincide con la disolución del Parlamento.

El yerno de Trump, Jared Kushner, en una imagen de archivo / Reuters
El yerno de Trump, Jared Kushner, en una imagen de archivo / Reuters

La visita del yerno de Trump a Jeruslaén coincide con la disolución del Parlamento.

Israel se enfrenta a una parálisis política en los próximos meses hasta celebrar las elecciones que dificultará la concreción del plan de paz impulsado por Donald Trump para la región.

Horas antes de que se mascara la desgracia, los enviados especiales de EEUU, el yerno de Trump, Jared Kushner, y Jason Greenblatt, llegaron a Jerusalén para ultimar los detalles con las autoridades israelíes antes de la celebración del foro económico programado para finales de junio en Baréin. Sin embargo, los diplomáticos estadounidenses se han encontrado con un Parlamento disuelto en Israel y tendrán que trabajar con un líder aún en funciones y sin perspectivas de que se concrete el nuevo ejecutivo hasta dentro de más de cuatro meses.

Así las cosas, el primer ministro en funciones, Netanyahu, recibió ayer a la delegación estadounidense. Tras saludar al yerno de Trump, le comunicó que tuvieron “un pequeño suceso” la noche del miércoles, sin darle más importancia al hecho de que se había desmantelado la Knesset.

Netanyahu remarcó que los hechos ocurridos en la medianoche del miércoles no lo “van a detener”, y destacó que Israel seguirá trabajando con los EEUU, y su propuesta de paz para el conflicto palestino-israelí. Así mismo, el líder del Likud valoró “los esfuerzos comunes” de Israel con Washington para conseguir “prosperidad, seguridad y paz”, y elogió las acciones estadounidenses “para integrar alianzas en esta región contra los desafíos comunes”.

Durante la visita de tres días la delegación estadounidense, Kushner y Greenblatt no tienen previsto reunirse con las autoridades palestinas.

El liderazgo palestino no mantiene relaciones con su país desde que Trump reconoció Jerusalén como capital israelí y materializó la apertura de su embajada en la Ciudad Santa, y también rechaza a EE.UU. como único mediador en un proceso de paz con Israel, suspendido desde 2014.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) ya anunció que ninguna facción palestina asistirá a la conferencia de Baréin que promueve Estados Unidos, e instó a los países de la comunidad internacional a que no asistan al foro, que se celebrará en Manama el 25 y 26 de junio.