Jack Buckby: «Cox ni era una santa ni defendía a los trabajadores»

Líder ultraderechista, candidato a diputado por Liberty GB en la circunscripción que deja vacante la fallecida Jo Cox, Batley y Spen.

Líder ultraderechista, candidato a diputado por Liberty GB en la circunscripción que deja vacante la fallecida Jo Cox, Batley y Spen.

–¿Cuál fue su apuesta en el referéndum de Reino Unido?

–Voté por la salida. Reino Unido tiene la democracia parlamentaria más antigua y creo en que hay que preservarla.

–Musulmanes en Birmingham nos han transmitido su preocupación por la inmigración. ¿Por qué este tema es central en un país que todo el mundo describe como multicultural?

–Reino Unido no es por naturaleza multicultural. Decir que lo es sugiere que es culturalmente neutra, lo cual no es cierto. Reino Unido fue creada en los principios de libertad y democracia, de igualdad ante la ley, de la moral y los valores cristianos y del progreso de la ciencia y la industria. Occidente es la civilización más exitosa en la tierra y debemos estar orgullosos de ello. El mundo musulmán, por su parte, va hacia atrás y es bárbaro, lanzando gays desde edificios y castigando a las mujeres por ser violadas. Ofrecen comparativamente muy poco en términos de tecnología e industria. Debemos estar orgullosos de Occidente y rechazar la falsa idea de que Reino Unido es, por defecto, multicultural.

–¿Qué echa de menos del pasado del país? ¿Cuáles son, para usted, sus mejores valores?

–Nuestro país estuvo una vez orgulloso de sí mismo, de sus logros y de su libertad. Ahora estamos cediendo ante personas que nos odian, que nos llevan al Tercer Mundo y nuestras comunidades están cambiando hasta el punto de no reconocerlas. Miles de niñas son violadas y son víctimas de la trata por nuevas bandas, que suponen un nuevo fenómeno, mayoritariamente musulmán, en el que los pedófilos se pasan de unos a otros, entre familiares y amigos, a las niñas. No es coincidencia que todas las víctimas sean no musulmanas.

–Usted ha declarado que el Partido Laborista tiene sangre en sus manos...

–Conozco personalmente a una víctima de estos crímenes horrendos y me entristece que el Partido Laborista no sólo haya sido negligente, sino que también haya ignorado el problema que existe con estas bandas. Jo Cox, que estoy seguro de que era una madre fantástica y merecía vivir una vida feliz con su familia, no era una santa. Quiero dejar claro esto, obviamente es terrible y triste que haya sido asesinada, pero no es correcto afirmar que era una persona decente del todo en la defensa de la gente local. No era una defensora de la gente británica trabajadora, ella estaba más interesada en Palestina y Siria, a muchos kilómetros de aquí, de Batley y Spen.

–¿Por qué Batley y Spen le necesita como su representante?

–Yo estoy de pie para ofrecer a mi pueblo una alternativa y para dar esperanza a las personas afectadas por la negligencia criminal laborista. Me presento como un candidato moral que tomará muy en serio la idea de poner a los británicos primero, como hace Trump con América. Hay quien define mis propuestas como obscenas, pero lo que realmente es obsceno es que Cox y su marido –que trabajaron para Save the Children– nunca hicieran nada para salvar a las niñas británicas violadas por bandas de musulmanes, que fueran consideradas infieles y tratadas como trozos de carne.