Internacional

Juncker: “Cuiden Europa y combatan los nacionalismos estúpidos”

El presidente de la Comisión asegura que el Brexit “es una pérdida de tiempo” en su despedida del Parlamento Europeo

El presidente de la Comisión asegura que el Brexit “es una pérdida de tiempo” en su despedida del Parlamento Europeo

Publicidad

El todavía presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se ha despedido este martes del Parlamento Europeo haciendo una llamada para “cuidar” Europa y a “combatir con todas las fuerzas los nacionalismos estúpidos y cerrados”.

“Cuiden Europa y combatan con todas sus fuerzas los nacionalismos estúpidos y cerrados. ¡Viva Europa!”, ha enfatizado el luxemburgués al final de su discurso ante la Eurocámara en el debate para hacer balance de su gestión al frente de la Comisión Europea durante los últimos cinco años.

Publicidad

El jefe del Ejecutivo comunitario ha afirmado que abandonará su cargo “ni triste ni contento”, pero “con la sensación” de que se empleó “a fondo”. El mandato de Juncker debía finalizar el próximo 30 de octubre, pero finalmente se alargará al menos hasta el 1 de diciembre por las dificultades que está encontrando su sucesora, Ursula von der Leyen, para formar su equipo de comisarios.

Publicidad

En cualquier caso, el luxemburgués se ha confesado “orgulloso” de haber sido un “elemento pequeño” en un “conjunto mucho más grande” y ha advertido a los eurodiputados de la “tendencia irreversible” que hará que al final de este siglo el bloque haya perdido gran parte de su peso demográfico y económico actual.

“Es una tendencia irreversible y quien piense que eso justifica que haya menos Europa, que nos repleguemos a nuestra dimensión nacional, se está equivocando y está cometiendo un grave error. Europa puede paliar esta merma de influencia”, ha destacado.

Juncker, que ha dedicado palabras de agradecimiento al presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y a su equipo de comisarios por su labor en estos cinco años, ha reconocido algunas “decepciones” a lo largo de su mandato, pero también una serie de “éxitos”.

Publicidad

En el primer grupo ha destacado la ausencia de avances con respecto a la reunificación de Chipre, que no haya sido posible concluir un nuevo tratado con Suiza y que no se haya completado la Unión Bancaria. “Si no completamos la Unión Bancaria, no estaremos preparados para reaccionar a las próximas crisis, tanto si son internas como si vienen del exterior”, ha avisado.

Entre los éxitos, Juncker ha mencionado la aprobación del Pilar Europeo de Derechos Sociales, que se haya “devuelto” la “dignidad” al pueblo griego, que a su juicio había sido “pisoteada”, y los logros económicos en materia de creación de empleo.

También ha alabado la “flexibilidad” en la aplicación de las reglas fiscales europeas, de la que se han beneficiado países como España, Italia o Portugal, las inversiones movilizadas a través del llamado ‘plan Juncker’ y la conclusión de una quincena de acuerdos de libre comercio.

Con respecto a la gestión de los flujos migratorios, Juncker ha señalado que “podría haber sido mejor” si los Estados miembros hubiesen aceptado las propuestas de la Comisión Europea para reformar las normas de asilo y establecer un sistema permanente de reubicación de refugiados. Aun así, ha destacado que “gracias a Europa” se han salvado muchas vidas en el Mediterráneo.

El Brexit, una pérdida de tiempo y energías

El presidente de la Comisión, por otro lado, definió el proceso del Brexit como una “pérdida de tiempo y de energía” y lamentó haber pasado tanto tiempo de su mandato en el Ejecutivo comunitario debatiendo este asunto y no otras prioridades europeas.

En el debate posterior a su intervención, la salida de Reino Unido de la UE acaparó el protagonismo tras los últimos acontecimientos en Londres, que aún no ha ratificado el pacto. Juncker aseguró que se trata del pleno número 105 al que ha asistido durante su mandato y lamentó que “en muchos de ellos” se haya tenido que debatir la salida británica de la Unión.

“De verdad es doloroso gastar tanto tiempo en este mandato lidiando con el Brexit cuando yo no he pensado en otra cosa que en cómo la Unión Europea puede hacer las cosas mejor para sus ciudadanos. Es una pérdida de tiempo y energía”, criticó el luxemburgués.

Juncker afirmó que la Comisión que preside ha trabajado “sin descanso” para negociar un acuerdo con Reino Unido que respete la decisión británica de dejar el bloque comunitario, un texto que, apuntó, “aborda todas las demandas del Parlamento Europeo”. “Siempre lamentaré la decisión británica de salir de la Unión, pero hemos hecho todo en nuestra mano para asegurar que esta salida es ordenada”, señaló.

Juncker instó a mirar ahora “de cerca” a los acontecimientos en Westminster, donde el Gobierno británico espera poder someter hoy el acuerdo a su primera votación ante la Cámara de los Comunes.

“No es posible, no es imaginable, que este Parlamento ratifique el acuerdo antes de que lo haya hecho Westminster. Primero Londres, luego Bruselas y Estrasburgo”, aseguró, ante los aplausos del pleno.