Bélgica sentencia a 20 años de cárcel a Salah Abdeslam por el atentado del 13-N

Por su participación en un tiroteo contra la Policía días antes de los atentados del 22 de marzo de 2016 en Bruselas

El tribunal correccional de Bruselas ha declarado culpable de intento de asesinato a Salah Abdeslam, único terrorista vivo de los atentados del noviembre de 2015 en París, por su participación en un tiroteo contra la Policía días antes de los atentados del 22 de marzo de 2016 en la capital belga.

Salah Albdeslam, único superviviente de los atentados de París el 13-N, fue ayer condenado por la Justicia belga a 20 años de cárcel por su participación en un tiroteo en Bruselas el 15 de marzo de 2016, tres días antes de ser detenido, tras cuatro meses de huida y haberse convertido en el hombre más buscado de Europa.Según la sentencia, ese día, Abdeslam y sus cómplices estaban realizando «movimientos terroristas» cuando fueron localizados por los agentes en un apartamento de la calle Dries del barrio bruselense de Forest y prepararon una «estrategia» para atacar a los gendarmes y huir. La Policía anunció su presencia en varias ocasiones antes del tiroteo, un tiempo que los terroristas habrían «utilizado para recargar sus armas». El argelino Mohamed Belkaid fue abatido por las Fuerzasa de Seguridad y tres agentes resultaron heridos. La Justicia belga consideró ayer probado que tanto Abdeslam como su cómplice Sofiane Ayari participaron en el ataque y decidió condenarles por tentativa de asesinato de «carácter terrorista» con la máxima pena prevista en el código penal belga. Ni Abdeslam, en una prisión de máxima seguridad en Francia, ni Ayari acudieron ayer al tribunal para escuchar el fallo.

El abogado de Abdeslam, Sven Mary, mostró al final del juicio su rechazo al fallo y mostró su disposición a presentar apelación si esa fuera la voluntad del yihadista. La letrada de los policías, Maryse Alié, mostró su «satisfacción» por una sentencia en la que dijo «se ha estimado que el hecho de que se abriera fuego contra los agentes con armas de guerra es un acto terrorista». No ha aceptado, sin embargo, el tribunal la demanda como parte civil de la asociación de víctimas de los atentados del 22 de marzo en Bruselas V-Europe, que alegaban que fue ese tiroteo y la persecución a Abdeslam lo que precipitó los ataques en la ciudad a los pocos días.

El 22 de marzo, pocos días después de la captura de Abdeslam, Bélgica vivió su ataque más sangriento con una doble matanza en la estación de metro de Maelbeek y el aeropuerto internacional de Zaventem que se cobró la vida de 32 personas. Las Fuerzas de Seguridad sospechan que Abdeslam pertenecía a una misma célula operativa, responsable tanto de los ataques de noviembre de 2015 en París que se saldó con 130 muertos, como de los atentados en Bruselas el 22-M. Todo indica que su captura precipitó el atentado en la capital comunitaria.