La ONU llama a poner fin a la cibervigilancia masiva sin citar expresamente a EEUU

Una comisión de la Asamblea General de la ONU ha aprobado este martes un proyecto de resolución impulsado por Brasil y Alemania para pedir límites a la vigilancia electrónica masiva y alertar de los riesgos de este tipo de espionaje, sin mencionar en ningún momento ni

a Estados Unidos ni a su Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

La Tercera Comisión de la Asamblea General, responsable de debatir cuestiones relacionadas con los Derechos Humanos, ha dado luz verde al texto, que ha recibido entre otros el voto a favor de Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda --conocidos como el grupo de los 'cinco ojos'--.

El texto ha logrado finalmente el apoyo de estos países después de que los impulsores matizasen el lenguaje y retirasen la consideración del espionaje masivo a otros países como una potencial violación de los Derechos Humanos.

El borrador no nombra ningún país en concreto, si bien Alemania y Brasil se pusieron de acuerdo sobre la necesidad de sacar adelante la resolución después de que el excontratista de la NSA filtrase documentos secretos sobre programas de espionaje en los que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y la canciller alemana, Angela Merkel, figuran como objetivos.

El pleno de la Asamblea General de Naciones Unidas votará el documento el próximo mes, si bien sus resoluciones no son vinculantes. Para que sea de cumplimiento obligatorio debería contar con el respaldo del Consejo de Seguridad, un órgano más reducido --15 miembros en lugar de 193-- donde Estados Unidos tiene derecho de veto.