Internacional

La UE sopesa negar la prórroga para forzar una votación del acuerdo esta semana

Bruselas "toma nota"y emplaza a Londres a determinar los próximos pasos

Publicidad

Bruselas reaccionó ayer con un escueto y aséptico comunicado en el que “toma nota” de lo ocurrido en Westminster e insta a Londres a “informar sobre los próximos pasos”. Ante un nuevo huracán al otro lado del Canal del Mancha, los Veintisiete intentan una vez más conservar la calma y no extralimitarse en ninguna respuesta. Al cierre de esta edición, las cancillerías esperaban la misiva proveniente de Londres con el objetivo de tomar una nueva posición. Hoy estaba prevista una reunión extraordinaria de los embajadores de los Veintisiete ante una previsible luz verde de Westminster, con el objetivo de dejar todo listo para la ratificación del acuerdo de divorcio la semana que viene en el Parlamento Europeo. Estos planes quedan bloqueados, por el momento, pero la reunión de hoy de los embajadores de los Veintisiete se mantiene para analizar el nuevo escenario y la misiva de Londres. Mañana también se producirá un encuentro del grupo de trabajo del Brexit en la Eurocámara para analizar los sucedido.

Westminster siempre sorprende. Los Veintisiete estaban preparados para un “no”, pero no para un nuevo retraso. En la primera hipótesis, se daba por supuesta que el rechazo de Westminster abocaría al país a nuevas elecciones, lo que facilitaba la concesión de una prórroga de varios meses. En ese escenario, la diplomacia comunitaria confiaba en una victoria contundente de Boris Johnson que le permitiese resucitar su acuerdo gracias también a al configuración de un nueva Cámara de los Comunes.

Publicidad

Publicidad

Sin embargo, este retraso inesperado capaz de desesperar a las almas más calmadas, obliga a las capitales a extremar la prudencia. La lógica indica que los Veintisiete no se van a comprometer a una prórroga en los próximos días como modo de presión para que Westminster vote la semana que viene.