La comunidad internacional se alía para «salvar» el clima

Grandes ciudades y numerosos estados de EEUU se rebelaron hoy contra la retirada del Acuerdo de París y reforzaron su compromiso con las medidas de protección del medio ambiente

La decisión del presidente norteamericano ha sido duramente criticada por los demócratas norteamericanos. El ex candidato a la presidencia de EE UU y firme defensor de la lucha contra el cambio climático Al Gore calificó la medida de "desgracia internacional".

La Unión Europea y China buscarán dar una señal de apoyo a la vigencia del Acuerdo de París en su cumbre de este viernes en Bruselas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, haya anunciado la retirada de Estados Unidos del acuerdo y su objetivo de renegociar términos "más justos"para el país, informa Ep.

Ambas partes esperan lanzar "una señal fuerte"para dejar claro que "seguirán adelante con la aplicación del acuerdo, con independencia de si otro se retira"a través de un comunicado conjunto que publicarán este viernes en la cumbre, ha avanzado una fuente de alto nivel de la UE.

Los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, encabezarán la delegación de la UE a la cumbre, acompañados por la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y la comisaria de Comercio, Cecilia Malmstrm. La delegación china estará encabezada por su parte por el primer ministro, Li Keqiang, junto con el consejero de Estado, Yang Jiechi y el jefe de la diplomacia china, Wang Yi. "El Acuerdo de París perdurará, el mundo puede continuar contando con Europa para un liderazgo global en la lucha contra el cambio climático", ha declarado el comisario de Energía y Clima, Miguel Arias Cañete, en un comunicado difundido al poco de que Trump anunciara su decisión. Así, aunque es "un día triste", ha dejado claro que la UE buscará "nuevas alianzas"para seguir avanzando.

Al margen del espaldarazo al acuerdo de París, la cumbre entre la UE y china también servirá para lanzar un mensaje de apoyo al "sistema multilateral con normas vinculantes"y al comercio "abierto"a nivel global, también cuestionado desde Washington. Ambas partes repasarán en la primera parte de la cumbre --la sesión plenaria-- las relaciones bilaterales, especialmente en el ámbito económico y comercial, y su cooperación frente a los desafíos globales para el sistema multilateral, el cambio climático, la crisis de refugiados, así como su cooperación en defensa.

Duras críticas en EE UU

Grandes ciudades y numerosos estados de EEUU se rebelaron hoy contra la retirada del Acuerdo de París y reforzaron su compromiso con las medidas de protección del medio ambiente. Alcaldes de las principales ciudades de EEUU, gobernadores y legisladores estatales no tardaron en reaccionar contra la decisión presidencial y en anunciar más planes para reducir emisiones de gases de efecto invernadero y apuestas por las energías limpias, a pesar de que el Gobierno de Trump no seguirá esa línea.

Sin embargo, 61 alcaldes, que previamente se comprometieron a ignorar las políticas de cambio climático del presidente y que representan a unos 36 millones de estadounidenses, manifestaron que intensificarían su presión y su alineamiento con las otras 195 naciones que adoptaron el acuerdo. "Seguiremos liderando. Estamos aumentando las inversiones en energía renovable y eficiencia energética", aseguraron en una carta abierta los regidores de Los Ángeles, Nueva York, Boston y Chicago.

"Vamos a comprar y crear más demanda de coches eléctricos y camiones. Incrementaremos nuestros esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, crear una economía de energía limpia y defender la justicia ambiental", subrayaron. "Y si el presidente -añadieron- quiere romper las promesas hechas a nuestros aliados consagradas en el histórico Acuerdo de París, construiremos y fortaleceremos las relaciones en todo el mundo para proteger al planeta de los devastadores riesgos climáticos".

Por su parte, el alcalde de Pittsburgh (Pensilvania), el demócrata Bill Peduto, respondió hoy a los comentarios de Trump sobre su ciudad ("Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, y no a los de París") y aseguró que él sí seguirá las directrices del Acuerdo de París contra el cambio climático.

"Como alcalde de Pittsburgh, puedo aseguraros que seguiré las directrices del acuerdo de París por nuestra gente, por nuestra economía y por nuestro futuro", dijo en Twitter el regidor de Pittsburgh, conocida en el pasado como la "ciudad de acero"por su industria siderúrgica, ahora venida a menos. El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, liderará el compromiso de la ciudad con los objetivos del pacto internacional y trabajará con el resto de ciudades del país y del mundo.

En su Twitter, el alcalde de Nueva York, Bill Blasio, tildó la decisión de Trump de "horriblemente destructiva", y llamó al cambio climático "un puñal dirigido directamente al corazón"de su ciudad. La abogada Alejandra Núñez, representante de la organización ecologista Sierra Club, defendió en declaraciones a Efe que "mantienen la esperanza"a nivel local, estatal y privado.

"Pese a que Trump se haya posicionado en contra del Acuerdo de País, las ciudades, los estados y el sector privado se mostraron a favor de continuar hacia los objetivos de protección medioambiental del pacto", explicó Núñez. Hawai, Minesota, Washington, California, Alaska, Arkansas, Arizona, Kansas, Colorado, Maine, Carolina del Norte, Connecticut y Nueva York, entre otros estados, también se han mostrado a favor de continuar con las directrices del acuerdo ecológico internacional.

California, uno de los estados más activos en legislación medioambiental, indicó a través del presidente de su Senado, el demócrata Kevin de León, que trabajará hacia ese objetivo. "El liderazgo de California es crítico ahora más que nunca (...) Ningún presidente, no importa cuán desesperadamente intente ignorar la realidad, puede detener nuestro progreso. California ya tiene algunos de los objetivos climáticos más ambiciosos del mundo", dijo de León en un comunicado.

Incluso el gobernador republicano de Massachusetts, Charlie Baker, expresó su "decepción"con el anuncio de Trump.

Por su parte, los líderes demócratas y los principales grupos de defensa del medio ambiente calificaron de "ignorante"y una "desgracia"la salida de EEUU del Acuerdo del Clima de París. "La decisión del presidente Trump de retirar a EEUU del acuerdo del clima de París supone una abdicación del liderazgo de EEUU y una desgracia internacional", aseguró el senador Bernie Sanders, exaspirante a la candidatura presidencial demócrata en 2016. El líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, afirmó que la retirada del acuerdo "es un fracaso de proporciones históricas". "Las generaciones futuras reconocerán esta decisión como una de las peores medidas políticas del siglo XXI, debido a su enorme daño a nuestra economía, nuestro medio ambiente y nuestra posición geopolítica", apuntó Schumer.

En una línea similar se expresó el ex vicepresidente estadounidense y conocido activista medio ambiental Al Gore, que tildó el anuncio de Trump como una "decisión indefendible y temeraria". Gore, creador del popular documental "Un verdad incómoda"sobre el calentamiento global, subrayó que la decisión de Trump socava la posición de EEUU en el mundo y amenaza la capacidad de la humanidad para resolver el cambio climático a tiempo.

Los grupos de protección del medio ambiente fueron aún más contundentes. "Las venideras generaciones echarán la vista atrás y considerarán la decisión de Donald Trump de abandonar el Acuerdo climático de París como una de las más peligrosas e ignorantes tomadas por un presidente de Estados Unidos", sostuvo Michael Brune, director del Sierra Club.

Por su lado, el presidente de World Wildlife Fund (WWF), Carter Roberts, consideró "confuso"el anuncio ante el respaldo dado al acuerdo por las principales empresas energéticas globales, y apuntó que, a partir de ahora, se "hará más difícil alcanzar un futuro más seguro y próspero tanto para nuestro país y para el mundo".

En su declaración en la Casa Blanca, Trump cargó contra el pacto de París como "un ejemplo de un trato que es desventajoso para Estados Unidos"y señaló que no es lo suficientemente duro para países como China o India.

El Acuerdo de París había sido firmado por unos 200 países, y en él Washington se comprometía a reducir para 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005.

May, decepcionada

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha trasladado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su "decepción". Un portavoz de la oficina de May ha explicado que Trump llamó a la 'premier' británica por teléfono para explicarle su decisión de abandonar el acuerdo, momento tras el cual ésta ha subrayado el compromiso de Reino Unido con el mismo, compromiso que ya ratificó la propia May en la última cumbre del G-7.

"Ha dicho que el Acuerdo de París provee del marco global correcto para proteger la prosperidad y seguridad de las próximas generaciones al mismo tiempo que se mantiene una energía sostenible y se garantiza la seguridad a los ciudadanos y empresas", ha indicado un portavoz de Downing Street. Asimismo, ambos han acordado continuar cooperando en materia energética.

Estados Unidos es el segundo país más contaminante del mundo, sólo por detrás de China. Los expertos estiman que emite a la atmósfera más del 15 por ciento de los gases registrados en todo el mundo, por lo que su implicación en materia climática se antoja imprescindible para lograr reducir de forma significativa los niveles actuales en términos globales.

"De espaldas al mundo"

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que "Estados Unidos ha dado hoy la espalda al mundo", en una declaración solemne en reacción al anuncio de su homólogo estadounidense. Macron llamó a "todos los científicos y ciudadanos concernidos"en Estados Unidos a venir a trabajar a Francia contra el cambio climático, y aseguró que "no renegociará un acuerdo menos ambicioso, en ningún caso".

Gran decepción para la ONU

La ONU calificó hoy como una "gran decepción"la decisión de Estados Unidos de retirarse de los compromisos recogidos en el Acuerdo de París sobre el cambio climático. "Es fundamental que Estados Unidos siga siendo un líder en temas medioambientales", afirmó a nombre del secretario general de la ONU, António Guterres, su portavoz Stéphane Dujarric.

La decisión anunciada hoy por el presidente de EEUU, Donald Trump, "supone una gran decepción para los esfuerzos mundiales con el fin de reducir las emisiones de gases que generan el efecto invernadero y promover la seguridad global", agregó. Aunque la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático que fue completada en París el 12 de diciembre de 2015 fue firmada por el anterior gobierno de EEUU, encabezado por Barack Obama, Trump afirmó hoy que el país se desvincula de los compromisos recogidos, informa Efe.

Guterres, que se encuentra de visita oficial en Rusia, dijo por medio de su portavoz que ese acuerdo fue aprobado teniendo en cuenta "el enorme daño que el cambio climático ya está causando y las grandes oportunidades"que ofrecen las acciones medioambientales. "Ofrece un marco significativo y flexible para la acción de todos los países", agregó el comunicado, que leyó Dujarric en la sala de prensa de la sede de la ONU, una hora después de que Trump anunciara su decisión.

Guterres, agrega el texto, confía en que "las ciudades, los Estados y las empresas dentro de Estados Unidos, junto con otros países, continúen demostrando su visión y su liderazgo"para proteger el medio ambiente.

Ecologistas

Abandonar el Acuerdo de París hará más difícil lograr un futuro más seguro y próspero para EE.UU. y el mundo, afirmó hoy Carter Roberts, presidente y director ejecutivo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), quien exhortó al gobierno de Donald Trump a reconsiderar su decisión de abandonar el pacto. En respuesta al anuncio de Trump, Roberts emitió una declaración divulgada por la oficina en México del WWF, la red mundial más grande de organizaciones internacionales dedicadas a la conservación.

"El Acuerdo de París surgió cuando las naciones dejaron a un lado la política para, colectivamente, revertir el curso de la amenaza del cambio climático. Estados Unidos ayudó a liderar ese proceso", afirmó. Subrayó que "la política nacional e internacional de Estados Unidos se ha distinguido por honrar nuestros compromisos y cumplir nuestras promesas", y agregó que las leyes y regulaciones ambientales del país "han servido como modelo para este tipo de políticas en el mundo".

Asimismo, destacó que el Acuerdo de París no solo une a las naciones en torno a una visión común, sino que "está creando un plan de cooperación, estabilidad política y generación de empleos". "La creciente economía de energía limpia de nuestro país emplea actualmente a más de 3,3 millones de personas en Estados Unidos, más que todos los empleos combinados de la industria de los combustibles fósiles", refirió.

De acuerdo con Roberts, "los actores del sector económico de Estados Unidos comprenden que no tenemos que elegir entre la prosperidad económica y un futuro más seguro para nuestras familias y comunidades". Al respecto, indicó que las empresas estadounidenses, incluyendo grandes tiendas como Walmart, compañías eléctricas como Pacific Gas & Electric e incluso firmas tecnológicas como Google y Apple, han apoyado con firmeza el Acuerdo de París. Agregó que compañías de petróleo, gas y carbón como Royal Dutch Shell, BP, ExxonMobil y Peabody Coal apoyan la permanencia en el Acuerdo, "lo cual hace que el anuncio de hoy sea aún más confuso".

"Abandonar el Acuerdo de París hará más difícil alcanzar un futuro más seguro y próspero tanto para nuestro país y para el mundo. En un mundo que se ha vuelto más seguro gracias a los acuerdos entre naciones, instamos a la administración de Trump a reconsiderar y sumarse a las empresas, alcaldes y gobernadores de Estados Unidos que apoyan el Acuerdo de París", expresó. Con esto, finalizó, "se da prioridad a la creación de empleos y a la estabilidad a largo plazo de Estados Unidos".

Este jueves, Trump anunció en un discurso desde la Casa Blanca su decisión de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático, adoptado por casi 200 países en 2015.

"Nos estamos saliendo. Pero vamos a empezar a negociar y veremos si podemos llegar a un acuerdo que sea justo", declaró el presidente. Con la decisión anunciada hoy, Estados Unidos "cesará todas las implementaciones"de sus compromisos climáticos en el marco de París, que incluyen la meta propuesta por el anterior presidente, Barack Obama, de reducir para 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre 26 % y 28 % respecto a los niveles de 2005.