La yihad siria, a golpe de tuit

Si Irak vivió la primera guerra televisada de la historia, Siria es testigo del primer conflicto tuiteado, especialmente por los yihadistas que se han vuelto auténticos adictos a las redes sociales.

A los extremistas les gusta tanto Twitter que algunos se han convertido en "estrellas tuiteras", como el clérigo radical saudí Abdalá al Mohaisani, muy activo con más de 20.000 mensajes y 300.000 seguidores.

Desde el norte de la provincia costera siria de Latakia, Al Mohaisani narra en directo los últimos avances en la batalla contra las fuerzas del régimen de Bachar al Asad, difunde vídeos y da consejos religiosos.

"Los combatientes en la costa (siria) comenzaron una campaña de lanzamiento de cohetes para contrarrestar los barriles"de explosivos lanzados por el ejército, anunciaba Al Mohaisani en un tuit reciente.

Para el experto del centro de estudios Brookings de Doha Charles Lister, "el conflicto sirio ha revolucionado los métodos empleados por los yihadistas para retratar sus actividades y defender su causa".

Los tradicionales foros de internet, con un acceso restringido y usados hasta ahora por los radicales, han sido superados por plataformas como Facebook, Twitter o Youtube.

Estas dos últimas "son de gran valor para ellos, porque son menos susceptibles de ser cerradas por las autoridades", explica a Efe Lister, para quien Twitter ha sido muy importante para facilitar el reclutamiento de nuevos combatientes.

Desde la cuenta "Campaña de la Victoria"en esta red se hacía un llamamiento especial el pasado 22 de febrero.

El mensaje pedía a quienes quisieran "comprar armas para los muyahidines (combatientes de la yihad), apoyar las instituciones legítimas y respaldar a las familias de los mártires"que se pusieran en contacto a través de Whatsapp con un número de teléfono, que a día de hoy ya no está operativo.

En ocasiones, las redes sociales sirven para debatir sobre ideología y estrategia, de forma instantánea y ante una gran audiencia.

Un radical, que se identifica como Abu Ahmad al Shami, tuiteaba hace poco: "El Levante (Siria) es el foco de un conflicto que ha bebido de las experiencias yihadistas anteriores en otros escenarios; no se pueden repetir los errores graves cometidos en otras partes".

Según el experto en yihadismo Aron Lund, muchas figuras extremistas han emergido en internet, donde debaten directamente asuntos variados, como la disputa entre el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda, y el Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL).

Ambas organizaciones, que operan en el norte de Siria, están enfrentadas hasta el punto de que el mismo líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, ha tenido que intervenir para dejar claro que el Frente al Nusra es la filial de su grupo en el territorio sirio y para delimitar la acción de EIIL a Irak, lo ha sido desobedecido por esta facción.

En declaraciones a Efe, Lund no descarta que el empleo de las redes sociales haya avivado las desavenencias.

"Las discusiones en Twitter suelen ser agrias por el formato breve y rápido. Es posible que esto haya contribuido al odio que se ha desarrollado entre ambos grupos", opina el editor de la web Siria en Crisis del centro de investigación Carnegie Endowment.

Antes del inicio del conflicto sirio, e incluso de la Primavera Árabe, apenas había intercambio de ideas en foros de internet yihadistas, como "Shumuj al Islam", "Ansar al Muyahidín"o "Al Fida al Islamiya".

"Las discusiones nunca eran importantes, solían ser bastante estériles. Solo había jóvenes combatientes compartiendo enlaces y escribiendo 'Alá es grande'", reflexiona Lund.

Las redes sociales han permitido también poner cara a los yihadistas, ya que estos suelen colgar en Youtube vídeos de sus "hazañas"para arengar a sus huestes, a diferencia de antes, cuando solo se conocía su apariencia física si los medios de comunicación difundían alguna fotografía.

Las largas barbas pelirrojas de Muslem al Shishani, de nacionalidad chechena y líder de la facción Yund al Sham (soldados del Levante), asociada al Frente al Nusra, dieron la vuelta al mundo últimamente con una grabación en la que aparecía celebrando la toma de control de un enclave estratégico en Latakia.

Sin embargo, al final del día, la realidad es la que manda sobre el mundo virtual.

"Estos grupos no son dirigidos por internet; tienen líderes y miembros que se reúnen y hacen planes en el campo de batalla, y eso al final es lo que importa", recuerda Lund.