Los eslovenos votaron por un nuevo partido del centro

Los eslovenos han votado ayer en las elecciones generales anticipadas por un nuevo partido del centro, cuyo líder, Miro Cerar, nunca ha trabajado en política, no forma parte del sistema político e ideológico del país, ni lleva lastres de corrupción.

Los eslovenos han votado ayer en las elecciones generales anticipadas por un nuevo partido del centro, cuyo líder, Miro Cerar, nunca ha trabajado en política, no forma parte del sistema político e ideológico del país, ni lleva lastres de corrupción.

Según el escrutinio del 99,97 por ciento de la papeletas, el novato "Partido de Miro Cerar"(SMC), se lleva el 35 por ciento de los votos, por delante del hasta ahora opositor conservador Partido Demócrata Esloveno SDS, con el 21 por ciento.

El partido Eslovenia Positiva (PS), que ganó las elecciones anticipadas de 2011, no ha logrado entrar en el Parlamento.

El brillante experto en Justicia y profesor de Derecho de la Universidad de Liubliana, formó el SMC hace solo seis semanas, para ganar una popularidad decisiva en tiempo récord.

"El resultado es muy bueno, lo que significa que la gente ha optado por una cultura política diferente, que no sea de divisiones y que lleve a la salida de la crisis", señaló Cerar a la prensa tras conocer las primeras proyecciones tras el cierre de las urnas.

"Necesitamos un gobierno estable", añadió y anunció negociaciones con todos los partidos parlamentarios para lograr así una "coalición firme", de la que dejará fuera el SDS, por tener un líder, el exprimer ministro Janez Jansa, encarcelado por corrupción.

Este partido conservador denunció hoy como ilegítimas las elecciones y anunció que no reconocerá al nuevo Gobierno.

"Las elecciones no han sido honestas, por eso su resultado no es legítimo. Del mismo modo, el Gobierno que se forme no será legítimo", declaró el vicepresidente del SDS, Zvonko Cernac.

Agregó que el líder del nuevo Gobierno esloveno, o sea, probablemente Cerar, será el "Lukashenko esloveno", en referencia al dictador bielorruso Aleksander Lukashenko.

La participación electoral bajó del 65 por ciento en las últimas elecciones del año pasado a solo un 51 por ciento este año.

Cerar lanzó su proyecto político en mayo tras la desintegración de la coalición de centro-izquierda de la saliente primera ministra, Alenka Bratusek.

Y mientras Jansa hizo desde la cárcel una campaña "anticomunista", Cerar se mantuvo ideológicamente neutral, centrándose en la larga crisis económica, política y social.

En ese sentido, prometió reconciliar el país, promover la solidaridad social, la ética en la política, el estado del derecho, la lucha contra la corrupción y la eficacia económica.

Las encuestas dicen que la mayoría de aquellos que votaron por Cerar, son electores del centro-izquierda, decepcionados porque sus políticos se hayan mostrado ineficaces, involucrados en rivalidades mutuas, y en ciertos casos, en escándalos de corrupción.

El pequeño país balcánico logró evitar el año pasado el rescate financiero de la euro-zona, saneó gran del sector bancario público, cuyos activos tóxicos alcanzaban el 20% del PIB.

Sin embargo, para este año espera un crecimiento económico del 0,8 por ciento.

En un informe reciente la Comisión Europea dice que Eslovenia necesita seguir rápidamente con las reformas para mantener esa tímida recuperación coyuntural.

La mayor sombra que acompaña ahora a Cerar, aparte del boicot parlamentario de los conservadores, es el hecho de que ni él ni los futuros diputados del SMC tienen experiencia política alguna.

Además del SMC y SDS, entrarán en el nuevo Parlamento, otros cinco partidos, de ellos cuatro del centro-izquierda.

Se trata del partido de los jubilados DeSUS (10%), del socialdemócrata SD (6%), de la Izquierda Unida ZL (6%), de la conservadora Nueva Eslovenia NSi (5%), de la Alianza ZaAB, fundada por la saliente primera ministra, Alenka Bratusek (4%).

Los resultados oficiales definitivos de estas elecciones se conocerán hasta el 29 de julio y el nuevo Parlamento se constituirá probablemente el primero de agosto.

Con estos datos, el SMC será la fuerza política dominante en el Parlamento, con 36 diputados, delante del SDS, con 21 escaños, el DeSUS (10), SD (6), ZL (6), NSi (5) y el ZaAB (4) diputados.