Los latigazos del primer ministro japonés

El sacerdote golpea a Shinzo Abe con una vara
El sacerdote golpea a Shinzo Abe con una vara

Shinzo Abe hace meditación y recibe voluntariamente golpes antes de tomar decisiones importantes

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, recibe latigazos voluntariamente antes de tomar decisiones importantes. El mandatario practica en un templo una meditación que le ayuda a alcanzar un estado Zen. Así afronta con serenidad los desafíos.

"Su confianza se basa en hacer las cosas con calma, es la impresión que me da. No es una confianza que proceda de la excitación, sino de la capacidad para contenerse", explica el sacerdote.

Abe sabe cómo controlarse, ni una sóla queja cuando el sacerdote le golpea.