Los yihadistas anuncian todo tipo de desastres para la sociedad occidental

“Cruzados y secuaces: sentimos vuestra ira ante la próxima victoria de Alá”, amenaza Daesh en una publicación

Publicación en la que aparece el mensaje yihadista
Publicación en la que aparece el mensaje yihadista

Daesh anima a sus combatientes, al tiempo que muestra su firme determinación de atacar a la religión cristiana y lo que representa allí donde pueda.

“Cruzados (cristianos) y vuestros secuaces. Sentimos vuestra ira al daros cuenta de la próxima victoria de Alá y porque vais a vivir bajo el gobierno de Shariah (la interpretación más rigorista del Islam), custodiados por las bayonetas de nuestros hermanos los moujahidines”.

Daesh ha lanzado este mensaje en una de sus últimas publicaciones para animar a sus combatientes, al tiempo que muestra su firme determinación de atacar a la religión cristiana y lo que representa allí donde pueda.

No se puede, según los expertos, banalizar este tipo de amenazas porque el terrorismo yihadista es un problema creciente, aunque en los últimos meses no haya afectado a occidente.

“Vuestros corazones (los de los cristianos) se rompen en pedazos cuando escuchan a un león depredador (ellos) en su celda amenazando con regresar pronto al campo de la yihad para vengarse de vosotros”, agregan.

“Sufrís desesperación cada vez que veis a un caballero del Islam en una trinchera (...) ante una victoria evidente. Todo esto aumenta vuestros temores sobre una guerra futura entre vosotros y los soldados del Califato que tienen la certeza de que Alá” les llevará a la victoria.

“Escuchar las noticias sobre su jihad y su castigo a los enemigos de Alá y ver a los musulmanes reuniéndose a su alrededor y apretando su abrazo. Cada noticia de un ataque llevado a cabo por los moujahidin trae alegría a los corazones”, les dicen a sus seguidores.

“Es por eso que Alá proclamó que la yihad se hace por su bien, calentando las almas de los musulmanes, sanándolos de lo que les transmiten sus enemigos y quitando la ira de sus corazones. Ala dijo: lucha contra ellos; Alá los castigará con tus manos y los deshonrará; te dará la victoria sobre ellos, satisfará los pechos de un pueblo que cree”.

Parecen frases grandilocuentes, con un trasfondo de fanatismo. Lo son. El problema es que los terroristas se las creen y ejecutan sus acciones criminales en función de todos estos consejos. Ya lo han advertido varios líderes occidentales: el enemigo yihadista parece lejano, pero está más cerca de lo que parece. Todos los esfuerzos para combatirlos son pocos y no se puede dar ni un paso atrás, ni mantener actitudes tolerantes con los que esconden sus intenciones detrás de aparentes bondades. La realidad es la que está descrita en los párrafos anteriores y vale no sólo para Daesh sino para los otros grupos yihadistas.