Macron defiende que el antisionismo es antisemitismo

Emmanuel Macron ha anunciado nuevas medidas para luchar contra el « odio » a los judíos. En un discurso ante el Consejo representativo de organizaciones judías de Francia, el jefe del Estado galo afirmó que « sería falso decir » que Francia no ha hecho nada hasta ahora. Se han hecho condenas, adoptado planes, votado leyes, « pero no hemos sabido actuar con eficacia ».

Macron hizo estas declaraciones en un ambiente de especial emoción tras los diversos actos antisemitas que han tenido lugar los últimos días en, como las cruces gamadas que han aparecido sobre unos retratos de la que fuera presidenta del Parlamento Europeo, Simone Veil, las 96 sepulturas profanadas del cementerio judío de Quatzenheim, en Alsacia, o los insultos racistas contra el filósofo Alain Finkielkraut.

Los atentados de 2015 habían provocado un fuerte descenso de los actos antisemitas, pero en 2018 han vuelto a recrudecerse. Según el ministerio del Interior han aumentado un 74% con respecto a 2017. Aunque los judíos representan sólo el 1% de la población francesa, son el objetivo de la mitad de los actos racistas contabilizados.

« No se trata de condenar », dijo Macron, « y menos aún de impedir que quienes quieran, critiquen la política de Israel », pero sí de señalar y condenar el antisemitismo « que cada vez más se oculta bajo la máscara del antisionismo ». También denunció que junto al antisemitismo tradicional hay un antisemitismo « fundado en un islamismo radical » que está gangrenando los barrios franceses y provocando « un insoportable éxodo interior ».

Entre las medidas anunciadas para luchar con más eficacia contra el antisemitismo, el presidente francés quiere seguir los pasos de Alemania con la creación de una ley contra el odio en internet. Se trata de encontrar un equilibrio entre el respeto a la libertad de expresión y la moderación de la misma. La ley será presentada a partir de mayo y pretende imponer a las plataformas de internet que retiren los contenidos con mensajes de odio publicados por sus abonados « con la mayor brevedad posible », seguramente en un plazo de 24 horas bajo amenaza de multas en caso contrario.

« De esta manera se verán obligados a ser más serios », comentó ayer en France Info el secretario de Estado de la Actividad Digital, Mounir Mahjoubi. En la actualidad, las redes sociales o servidores tardan semanas o meses en responder a las peticiones de retirada de contenidos. El gobierno espera que la nueva ley permita prohibir la presencia en una red social de personas culpables de declaraciones racistas y antisemitas de la misma forma que « se prohíben los hinchas violentos en los estadios », afirmó Mahjoubi.

El presidente francés denunció en su discurso ante el Crif ese « veneno lento » que lleva a que dos de cada cinco franceses que se informan principalmente a través de los redes sociales crean en un complot sionista mundial. Ahora espera también que se aplique « lo más rápidamente posible » la nueva ley de Justicia adoptada estos días que incide en la formación de policías y gendarmes para acompañar a las víctimas y posibilita el presentar una denuncia a través de internet.

Por otro lado, Macron confirmó que Francia va a asumir la definición de la Alianza internacional por la memoria del holocausto (IHRA), que integra el antisionismo en la definición de antisemitismo. Aunque se trata más de un texto de recomendaciones cuya aplicación no es obligatoria.

La condena del jefe del Estado, y las manifestaciones que tuvieron lugar el martes contra el antisemitismo, no han impedido que ayer aparecieran de nuevo en París pintadas sobre las fachadas o las puertas de locales públicos o viviendas privadas con cruces gamadas o las frases « sucio judío » « fuera ». En Blois las pintadas antisemitas estaban asociadas al nombre de Emmanuel Macron: « Adolf Macron ».