Maduro, a la caza de los conspiradores

El régimen bolivariano detiene a 58 extranjeros, entre ellos dos españoles, por promover las protestas antigubernamentales

Algo se mueve en las filas del ejército bolivariano. Conspiradores, ideólogos de golpes de Estado, vínculos con el narcotráfico, y ahora también, infiltrados en las marchas que desde hace tres meses inundan el país. Cortina de humo o realidad, es un hecho que ambas partes se acusan mutuamente de utilizar a los militares para su causa.

El último capítulo lo revelaba el ministro de Interior, el mayor general Miguel Rodríguez Torres, quien dijo que 58 extranjeros, entre ellos un estadounidense, han sido detenidos acusados de promover las protestas que hasta el momento, han dejado un saldo de 41 muertos. Según el general mercenarios, opositores, empresarios, militares, estudiantes y espías estarían dentro de esta misión golpista, impulsada y financiada en la sombra por Estados Unidos y por el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe.

Dos ciudadanos españoles están entre los encarcelados. "Yolanda Lara y José Fernández, especialistas en la construcción de artefactos explosivos, fueron aprehendidos el 21 de febrero de 2014 en Yaracuy", explicó el propio Rodríguez en rueda de prensa recogida. "Estos señores tenían en sus escritos y en sus equipos un plan de magnicidio contra el gobernador de Yaracuy", añadió. Fueron detenidos por quemar neumáticos. Ambos son pareja, Yolanda es de Albacete y tiene 40 años y él tiene doble nacionalidad y 52 años.

Según diversas fuentes un tercer español, asegura haber sido violado en un cuartel con un fusil. Se trata de Juan Manuel Carrasco, carpintero, hijo de malagueño y con doble nacionalidad.

"El Llanero y Lucas"

Pero la última pesadilla del presidente Nicolás Maduro se llama Juan Carlos Caguaripano Scott, capitán de la Guardia Nacional –GN-. El alto mando se ocultó y grabó un video en el que hace un llamado a defender el país y acusa al ejército de comandar la "guerra fratricida"en la que se hunde la nación.

En un llamado a sus compañeros de la fuerza, sostiene que "el futuro de este país, y de la Guardia Nacional está hoy en nuestras manos. El verdadero soldado no sólo lleva un fusil en la mano, lleva ideas, lleva alegría, tristezas, angustias en su cabeza. Pero lo más importante y lo más sagrado es que el verdadero soldado lleva en su corazón el amor por su país, por su patria, por su familia".

El gobierno de Maduro, que ya ha emitido una orden de búsqueda y captura, acusa al oficial de operar en la clandestinidad con el seudónimo de "Lucas"y de reclutar jóvenes oficiales que se plieguen al intento de golpe que se estaría gestando y que fue desarticulado por los servicios de inteligencia. Según la fiscalía el oficial Caguaripano Scott operaba a las órdenes del capitán retirado de la GN, Juan Carlos Nieto Quintero, que fue detenido y denunció que fue torturado por agentes de la Dirección de Contrainteligencia Militar. Detrás de esta operación "Valkiria", se encontraría un sujeto al que los servicios de inteligencia han apodado como el "Llanero", aunque su identidad y paradero siguen siendo una incógnita.

"Valkiria"versión caribeña

El gobierno de Maduro denunció a mediados de abril que había descubierto un complot de militares y guardias nacionales que pretendían derrocar al presidente el 20 de marzo pasado. Los jefes militares detenidos o investigados por su eventual participación suman 30 y también están implicados líderes políticos. Tres generales de la Aviación ya detenidos, estarían al mando.

Maduro reveló entonces que mandos medios "vinieron alarmados a denunciar que se les estaba convocando a un golpe de Estado"y que inmediatamente detuvieron a esos tres generales. El mandatario también ha manifestado que tratarían de acabar con su vida.

Por su parte el general jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO) de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Vladimir Padrino, añade que los llamados "subversivos, irrespetuosos"a que los militares derroquen a Maduro provienen de antiguos jefes militares que principalmente viven "en el exterior".

Padrino asegura que uno de los generales presos confesó que se implicó en el supuesto golpe porque se le ofreció un cargo importante "en una eventual transición", en caso de triunfar el "golpe de Estado continuado"que, opinó, "está en pleno desarrollo"contra Maduro.

"Halcones contra maduristas"

En su primer año de gobierno, el mandatario nombró a 368 uniformados en puestos políticos. A esto hay que sumar el "grueso"de cubanos infiltrados, una especie de guardia pretoriana que toma decisiones dentro de la cúpula militar. Ellos son los que habrían ordenado el desembarco de las "avispas negras"el batallón de elite cubano en el departamento de Táchira, aunque está información nunca fue confirmada.

En cualquier caso aunque Maduro se ha encargado de comprar lealtades dentro del ejército, también hay una parte que no recibe su "porción de la tarta", o que aspiran a puestos mayores.

"Dentro de este grupo se encuentran los denominados "Halcones", comandados por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. Ellos son los que ordenan reprimir a la GN y envían a motoristas para contener a los manifestantes. Cuantas más víctimas y violencia, más desestabilizan al gobierno de Maduro"asegura a LA RAZÓN un ex Senador venezolano convertido en consultor internacional, que durante 20 años tejió alianzas dentro del ejercito y que ahora, prefiere guardar el anonimato.

Y agrega que Cabello, un ex militar que arrastra 17 denuncias por corrupción, "se rodea de leales que se atrincheraron con él para defender al fallecido Hugo Chávez, durante el fallido golpe de Estado del 92. Con una premisa: cuanto más débil es el gobierno, más poder y terreno ganan los oficiales"