Maduro baila en televisión mientras la Guardia Bolivariana disuelve a la oposición

La marcha transcurría sin inconvenientes con miles de participantes por una gran avenida de la ciudad, pero fue dispersada al llegar a la autopista Francisco Fajardo

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) de Venezuela dispersó hoy con gases lacrimógenos una movilización opositora en el este de Caracas que pretendía llegar hasta la sede de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), ubicada en el centro de la capital.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró hoy que desde la oposición política ha surgido una “insurgencia armada” y “antipopular” en contra de la República y dijo que ha dado la orden de buscar a estos grupos armados que, afirmó, se han alzado también en contra del pueblo.

“Ha surgido desde las filas de la oposición, y lo denuncio al mundo, una insurgencia armada fascista, antipopular que ha levantado sus armas contra la República y la República tiene derecho a defenderse del terrorismo y nos vamos a defender del terrorismo”, aseguró en un discurso ante centenares de chavistas en el exterior de la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Maduro sostuvo que en el país se está desarrollando “un golpe de Estado” y aseveró que lo están derrotando, aunque “todavía falta hacer mucho”

Tras un acto en el que el jefe de Estado entregó a la presidenta del Poder Electoral, Tibisay Lucena, el decreto con el que solicita la formación de una Asamblea Nacional Constituyente que se encargará de modificar la Carta Magna, Maduro criticó la actuación de la oposición.

“Mientras ellos llaman a la violencia, yo llamo a la Constituyente. Mientras ellos activan grupos violentos, yo llamo al pueblo, con su voto, a ejercer su soberanía y a elegir una Asamblea Nacional Constituyente de paz, de unión”, aseveró.

Mientras tanto, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) de Venezuela dispersó hoy con gases lacrimógenos una movilización opositora en el este de Caracas que pretendía llegar hasta la sede de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), ubicada en el centro de la capital.

La marcha transcurría sin inconvenientes con miles de participantes por una gran avenida del este de la ciudad, pero fue dispersada al llegar a la autopista Francisco Fajardo, la principal arteria vial de la capital, que conecta el este con el oeste de Caracas.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aseguró a través de la red social Twitter que los efectivos de la fuerza pública lanzaron estos gases contra “manifestantes pacíficos” esparciendo “una nube tóxica”.

La marcha estaba encabezada por decenas de diputados opositores, que conforman la mayoría en el Parlamento, y fue convocada para rechazar la “continuación del golpe de Estado” en el país, algo de lo que acusan al Gobierno del presidente, Nicolás Maduro.

El gobernador opositor y dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, efectuó una transmisión en directo vía Periscope en la que mostró a funcionarios de la GNB a bordo de motocicletas y tanquetas que disparaban gases lacrimógenos y perdigones de goma en los escenarios de protesta.

“Pura represión, no les da pena (...) fuimos nuevamente dispersados, vimos pasar cientos de policías, como si fueran a una guerra, (para) no permitirle a los diputados que puedan llegar a la Asamblea Nacional”, dijo Capriles, visiblemente afectado por los gases.

El opositor afirmó además que había “funcionarios para reprimir en todas las intersecciones” de la autopista.

Por su parte, la diputada Gaby Arellano responsabilizó al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y al comandante general de la GNB, Antonio Benavides, por la violencia desatada en medio de esta protesta.

El primer vicepresidente de la Cámara, Freddy Guevara, aseguró en Twitter que había resultado herido por impacto de una bomba lacrimógena en una de sus piernas en la autopista.

Voluntad Popular, la formación de la que es el coordinador nacional encargado Guevara, indicó en la misma red social que el diputado “se encuentra bien y a salvo” mientras que el legislador, en un mensaje publicado en idéntica plataforma, consideró el incidente como “una herida de la dictadura” y “una medalla de honor”.

Durante las últimas cinco semanas cerca de 20 marchas opositoras han sido dispersadas por las fuerzas de seguridad con gases, perdigones y agua en el mismo lugar de Caracas, lo que ha degenerado en enfrentamientos que han dejado cientos de heridos.

La MUD reclama que en el país se convoque a elecciones “libres y democráticas”, la destitución de siete magistrados del Supremo que emitieron dos polémicas sentencias pese a que estas ya fueron revocadas y, más recientemente, rechaza la intención de Maduro de que se redacte una nueva Constitución.