Masacre en Texas: al menos 22 muertos tras un tiroteo en un centro comercial de El Paso

El detenido por el tiroteo fue identificado como Patrick Crusius, un joven de 21 años. Más de 20 personas resultados heridas, de las cuales nueve se encuentran en estado crítico.

Pánico en el Walmart de El Paso (Texas). Los clientes abandonan el centro comercial / Reuters
Pánico en el Walmart de El Paso (Texas). Los clientes abandonan el centro comercial / Reuters

El detenido por el tiroteo fue identificado como Patrick Crusius, un joven de 21 años. Más de 20 personas resultados heridas, de las cuales nueve se encuentran en estado crítico.

El jefe de la Policía de El Paso (Texas) Greg Allen ha confirmado que 22 personas han muerto y al menos 26 han resultado heridas --9 de ellas continúan en estado muy crítico-- por los disparos efectuados este sábado por un hombre armado en unos grandes almacenes de la cadena Walmart en la localidad estadounidense de El Paso (Texas).

Los hechos sucedían en el interior de la conocida cadena de supermercados Walmart, junto al centro comercial Cielo Vista de El Paso, al suroeste de Texas, que cuenta con una población de 680.000 habitantes. El complejo comercial estaba muy concurrido a la hora en la que sucedió la matanza y con una presencia de familias al completo que pasaban el día en esas instalaciones, situadas cerca de la autopista Interestatal 10, a unos cinco kilómetros de la frontera con México.

El sargento portavoz de la Policía, Robert Gómez, confirmaba minutos después del tiroteo masivo, pero aclaraba que se trataba de un solo autor, un joven de 21 años identificado como Patrick Crusius, aunque todavía buscaban a posibles cómplices del asesino.

La cadena local KTSM ha publicado una imagen suya, en la que se aprecia al joven vestido con camiseta negra, pantalones cortos y protectores auditivos entrando en el centro comercial con un fusil de asalto.

La Agencia Federal para el Control de Armas, Explosivos, Tabaco y Alcohol (ATF) en Dallas anunció que iría al lugar para ayudar a la Policía de El Paso. «Es un tragedia para la que, francamente, tengo dificultad en asimilar», dijo Dee Margo, alcalde de la ciudad en declaraciones a la CNN. Otra veintena de heridos fueron trasladados a hospitales cercanos, con estados de salud de diversa gravedad, tanto leve como crítico. Algunos de ellos fueron operados esa misma noche, mientras que al menos cinco de los heridos fueron atendidos y dados de alta en pocas horas.

Un vídeo difundido por la cadena de noticias local KTSM 9 muestra a un hombre entrando en los grandes almacenes Walmart, en el centro comercial, armado con un rifle y equipado con gafas y cascos para proteger ojos y oídos. Una mujer que se dirigía a hacer compras a la tienda Walmart del centro comercial le dijo a Fox News que había escuchado «como fuegos artificiales» mientras buscaba un lugar para aparcar. «Me dirigí a la salida», contó. «Vi a un hombre con una camiseta negra y pantalones de camuflaje que llevaba lo que parecía un rifle, apuntaba a la gente y disparaba directamente a ellos, vi a tres o cuatro cayendo al suelo», continuó la testigo. Walmart, siguiendo la práctica habitual en las matanzas en Estados Unidos, declaró que «estamos rezando por las víctimas, la comunidad, y nuestros asociados [el eufemismo de la compañía para referirse a sus empleados] y por las fuerzas de primeros auxilios y de seguridad». El gobernador de Texas, Greg Abbott, también ofreció sus oraciones por las víctimas.

Hace apenas unos días se producía otro tiroteo masivo en un festival gastronómico de California, causando un total de cuatro muertos contando con el autor de los disparos y más de una veintena de heridos. Entre las víctimas mortales hubo un menor de tan sólo 6 años. «Mi hijo tenía toda la vida por delante», se lamentaba Alberto Romero, el padre del pequeño Steven.

El presidente de EE UU, Donald Trump, mantuvo un sorprendente silencio durante las primeras horas tras producirse el tiroteo. La Casa Blanca dijo que el presidente había sido informado del tiroteo en El Paso y estaba monitoreando la situación. Horas después, comentó en Twitter que las informaciones que le han dado sobre el tiroteo son «muy malas» y que había «muchos muertos».

Por su parte, otros responsables políticos demócratas reaccionaron minutos después. «La noticia de El Paso es devastadora. Estoy desconsolada por las víctimas y sus familias. Demasiadas comunidades ya han sufrido tragedias como ésta. Debemos actuar ahora para poner fin a la epidemia de violencia armada de nuestro país», escribía en Twitter la precandidata demócrata a la Casa Blanca Elizabeth Warren.

Y es que acontecimientos como éste reabren el debate sobre un mayor control de armas, con una sociedad estadounidense dividida sobre el derecho contemplado en la Segunda Enmienda de la Constitución a portar un arma y que con toda seguridad se alargará durante toda la campaña electoral de 2020.

8.448 víctimas en 2018

Casi la mitad de las 650 millones de armas que hay en el mundo, están en posesión de los 325 millones de la población estadounidense. Una media de nueve armas de fuego por cada diez ciudadanos. EE UU es el país del mundo con más armas de en manos de civiles y donde adquirirlas, portarlas y utilizarlas no tiene mayor complejidad. Además, sus precios son también muy asequibles, con cantidades similares a cualquier dispositivo móvil.

Estados Unidos también lidera el ránking de tiroteos, donde se producen más del 30% de tiroteos masivos del mundo. Seguido de Filipinas, Rusia, Yemen y Francia. Sólo en 2018, un total de 8.448 personas murieron en 33.663 incidentes en el país.