Política

Poroshenko: «Ucrania se acerca a un punto sin retorno que podría derivar en una guerra total»

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha advertido este sábado de que los esfuerzos para detener los enfrentamientos contra los separatistas prorrusos están alcanzando un "punto sin retorno"y que el fracaso podría derivar en "una guerra total".

"Creo que estamos muy cerca del punto de no retorno, que es el de guerra total, como ya ha sucedido en el territorio controlado por los separatistas"en el este de Ucrania, ha hecho saber Poroshenko desde Bruselas.

Rusia no está envuelta en las acciones militares que tienen lugar en Ucrania, aseguró hoy Anatoli Antónov, viceministro de Defensa ruso, en respuesta a las acusaciones sobre la presencia de tropas regulares rusas en territorio ucraniano. "Por supuesto que Rusia no libra ninguna guerra. La Federación Rusa no participa ni participará en acciones militares en Ucrania", aseguró Antónov a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Antónov subrayó que la política rusa con respecto a Ucrania consiste en lograr un cese de las hostilidades.

"Lamentablemente, hay ciertas fuerzas que intentan enfrentar a ambos pueblos para que estalle una guerra entre Ucrania y Rusia", añadió.

Además, subrayó que el armamento y la munición que utilizan los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania es de procedencia soviética, no rusa.

"Cuando la URSS se desintegró en territorio de Ucrania quedaron millones de fusiles, minas, piezas de artillería. La zona donde tiene lugar la operación de castigo no es una excepción. Allí había arsenales que fueron ocupados por los milicianos", explicó.

Antónov recordó que las fuerzas gubernamentales ucranianas también cuenta en su arsenal con armamento soviético y "eso no quiere decir que Rusia suministra armas al Ejercito ucraniano o a la Guardia Nacional".

"Además, y no es un secreto, los éxitos de los rebeldes les han permitido quedarse con una gran cantidad de armas como trofeos militares que ahora utilizan contra las fuerzas ucranianas", destacó.

Según el viceministro de Defensa ruso, los medios occidentales informaron sobre cómo los soldados ucranianos que cruzaron la frontera rusa para huir de los combates dejaban atrás su armamento.

"Lo que ocurre en Ucrania es una tragedia común y para Rusia y para Ucrania y para Europa, en general. Para nosotros es diez veces más doloroso, ya que el pueblo ucraniano fue, es y será un pueblo hermano", subrayó.

Por ello, agregó, Rusia "no puede permanecer indiferente ante lo que ocurre en el sureste de Ucrania", escenario de "una catástrofe humanitaria"y "éstas no son mis palabras, sino declaraciones de los representantes de la ONU".

"Y ante esta situación no podíamos permanecer al margen. Ahora, nuestras ONGs, empresarios y el Ministerio para Situaciones de Emergencia preparan no un convoy humanitario, que ya lo enviamos, sino un segundo, tercero y décimo", dijo.

Mientras, el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, viajó hoy a Bruselas para pedir a la Unión Europea que adopte nuevas sanciones contra Rusia por el despliegue de tropas en territorio ucraniano.

Poroshenko denunció el jueves la incursión de tropas regulares rusas en el este de Ucrania para reforzar las filas de las milicias rebeldes en un intento de abrir un tercer frente en las costas del mar Negro.

Por ese motivo, el líder ucraniano canceló su visita a Turquía y pidió la convocatoria de una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU en la que Kiev denunció una "invasión rusa".