Política

Realismo en las relaciones con Venezuela

La Razón
La RazónLa Razón

Durante la campaña, Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga también chocaron por las relaciones con el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro. «Venezuela no es una democracia (...), no voy a tener un silencio cómplice con Venezuela», llegó a decir el candidato el opositor. El presidente replicó que, bajo el mandato de Uribe, «estábamos al borde de la guerra con Venezuela y Ecuador», pero que hoy las relaciones con los dos países han mejorado gracias a «una diplomacia con prudencia pero firmeza».

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que aspira a mantener «las mejores relaciones» con Colombia y pidió a la sociedad colombiana convertirse en garante de que sus gobernantes respeten a sus homólogos venezolanos. Pero la realidad es que hubiera ganado uno u otro, ambos estaban condenado a entenderse con el líder bolivariano por el bien del país. Es algo que Santos entendió hace tiempo, dispuesto a sonreír a Maduro para no quedar excluido en las cumbres suramericanas. El norte es otra cosa, pero el sur todavía es de izquierdas. Además, está el tema de los extraditados y los terroristas que todavía encuentran refugio en Venezuela. No hay que olvidar tampoco que Venezuela es el primer cliente de Colombia. Un estudio Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane) concluye que las exportaciones de Colombia a Venezuela representaron en 2013 un 79,9% del intercambio comercial entre ambas naciones, mientras que las importaciones venezolanas constituyeron un 19,1%.