Europa

Reequilibrio en la política europea

La Razón
La RazónLa Razón

-¿Por qué Wilders no cumplió con las expectativas en las elecciones de Países Bajos?

-Los comentaristas del Brexit y de Trump parecen haber olvidado que los sistemas políticos son diferentes. En su lugar, la revuelta populista se convirtió en una profecía autocumplida. Sin embargo, las expectativas sobre Wilders eran un poco exageradas. Si bien hay un grupo bastante estable de ciudadanos holandeses dispuestos a votar por él, este grupo todavía representa una minoría de personas y algunos de ellos siempre pueden votar por otros partidos. Lo que es más, Holanda siempre ha sido un país de minorías relativas. Es decir, incluso cuando el partido de Wilders se hubiera convertido en el más grande, todavía tendría que establecer una coalición con otros partidos, la mayoría de los cuales habían indicado no estar dispuesto a trabajar con él. Pero Wilders también tiene responsabilidad, ya que evitó la mayoría de los debates importantes y apenas hizo campaña en comparación con otros partidos.

-¿Qué efectos puede tener en otros países el resultado en Países Bajos?

-Hemos visto recientemente que los partidos y los políticos progresistas y pro-europeos se han vuelto más visibles, en parte como reacción al aumento de los partidos populistas. De hecho, los partidos holandeses más pro-europeos, D66 (un partido social-liberal) y GroenLinks (los verdes) han hecho obtenido un buen resultado en las elecciones, ganando respectivamente 7 y 10 escaños en el parlamento. Juntos son más de 1 ½ veces más grande que el PVV de Wilders. En otros países, vemos un desarrollo similar: el aumento de las encuestas del SPD alemán, liderado por el ex presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y del político francés pro-europeo Emmanuel Macron. Además, también en estos dos países no hay que olvidar las tradiciones políticas. Es muy probable que la AfD alemana gane escaños en el parlamento, pero la política alemana también requiere coaliciones y es poco probable que los otros partidos importantes deseen cooperar con ellos. Y en Francia, Le Pen puede llegar a la segunda ronda de las elecciones presidenciales, sólo para perder ante su oponente, probablemente Macron, quien ahora lidera algunas encuestas.

-¿Es la extrema derecha el mayor enemigo de la integración europea?

-La mayoría de los europeos en la mayoría de los Estados miembros no apoya a los políticos populistas, y mucho menos a la extrema derecha. Esto no significa que tales movimientos políticos no tengan ningún efecto. Por ejemplo, los partidos establecidos asumen una parte de su retórica e incluso algunas de sus ideas. Pero, de nuevo, también estamos viendo un mayor apoyo a una marca de partidos más progresistas y pro-europeos. En definitiva, podría ser que las elecciones de este año no conduzcan al comienzo de una “primavera patriótica” de movimientos populistas y de extrema derecha europeos, sino que apunten un reequilibrio de la política europea.

-¿Cómo reaccionarán Bruselas y Alemania tras las elecciones holandesas? ¿Qué se debe hacer para promover las cosas positivas de la UE y fortalecer la integración?

-Ya hemos visto que los políticos, desde Juncker a Merkel han dado la bienvenida al resultado de las elecciones holandesas. Incluso han notado que puede ser visto como un resultado pro-europeo. Esto podría subir el ánimo de otros políticos centristas y pro europeos. También hará que la UE de los 27 se sienta más segura de sí misma en sus negociaciones con los británicos y puede ayudar a hacer avanzar el reciente debate sobre el rejuvenecimiento del proyecto de integración.

* Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Maastricht