Sanogo, cabecilla del golpe militar en Mali, imputado por asesinato

La Razón
La RazónLa Razón

El general Amado Haya Sanogo, cabecilla del golpe militar de marzo de 2012 en Mali, ha sido acusado de asesinato tras ser requerido por la justicia por la desaparición de 20 soldados maliense después del fracasado golpe de Estado de abril de 2012.

El juez Yaya Karambé ha ordenado su inmediato ingreso en prisión a la espera de que se celebre el juicio contra Sanogo y otros golpistas supuestamente implicados en el mismo caso, señalaron a Efe fuentes jurídicas.

Las fuentes agregaron que las fuerzas de seguridad han registrado la vivienda del hasta hace poco todo poderoso Sanogo y se incautaron de numeroso material y documentos.

Esta mañana, Sanogo fue conducido ante el magistrado por un grupo de gendarmes apoyados por militares que le fueron a buscar a su casa, después de que el general se negara en varias ocasiones a comparecer ante Karambé, la última el pasado día 19.

El juez Karambé investiga el fracasado contragolpe de Estado del 30 de abril de 2012 protagonizado por el cuerpo de paracaidistas o "boinas rojas"fieles a Amadu Tumani Touré, el presidente derrocado por Sanogo.

También se investigan los enfrentamientos posteriores entre los "boinas rojas"y los "boinas verdes", fieles a Sanogo.

Tras la fallida asonada fueron denunciadas desapariciones y torturas por los familiares de las víctimas.

Junto a Sanogo, otros 16 militares han sido convocados por la justicia y tres han sido ya detenidos.

Inmediatamente después del golpe de estado de marzo de 2012, la comunidad internacional y en especial la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) reaccionaron enérgicamente contra los golpistas e impusieron sanciones económicas, diplomáticas y financieras.

Esta presión unida a la mediación encabezada por Burkina Faso, también miembro de la CEDEAO, empujó a los militares a aceptar el 6 de abril de 2012 un acuerdo para favorecer el regreso del orden constitucional a cambio de una amnistía que fue aprobada poco después por el Parlamento transitorio.

Tras el comienzo de la transición política, que culminó en agosto con la elección de un nuevo presidente, Ibrahim Bubakar Keita, Sanogo fue designado a la cabeza de un comité para la reforma de las Fuerzas Armadas, puesto del que, no obstante, sería destituido a finales del mismo agosto.