«Se escuchó un tiroteo y luego vimos una bola de fuego»

Los testigos destacan que todo sucedió en apenas unos minutos en los que los pasajeros huían a la carrera en medio de gritos de pánico

«La gente entró en pánico, no paraba de correr y de gritar apresada por el miedo... Después nos juntamos muchas personas aquí y se escucharon ruidos constantemente. La gente está nerviosa, pero parece que ya estamos a salvo». Así es como relataba ayer lo sucedido la testigo Elita Baumane, una mujer que describía conmocionada en conversación telefónica con la cadena británica Sky News cómo vivió los primeros momentos tras el brutal atentado múltiple que arrebató al menos 50 vidas e hirió a más de 60 en el principal aeropuerto turco. Contestó en directo, con voz entrecortada, a las preguntas de los periodistas, y destacó que todo sucedió muy rápido y que no tuvo tiempo para pensar en nada.

También desde el aeropuerto de Ataturk, otro testigo llamado Musab Khalid, pasajero de procedencia kurda que se disponía a coger un avión, confesó sentirse «profundamente desconcertado» tras lo ocurrido e informó por teléfono al canal kurdo Rudaw que «el ruido era ensordecedor en la zona». Relató angustiado que la gente recorría enloquecida las salas y que «no cesaba de llorar».

Por su parte, el turista Nick Johns se encontraba dentro de uno de los aparatos que esperaban en la pista cuando la tripulación informó a los pasajeros de lo ocurrido. «No sé con certeza lo que ha pasado. Creo que tenemos que quedarnos aquí. No sabemos nada. Nosotros estamos bien, pero hay gente que ha tenido menos suerte», afirmó Johns a la cadena RT todavía desde el avión. Asimismo, una ciudadana turca llamada Mine Iyidinc, también presente en el dramático escenario, describía de esta manera la sucesión de los acontecimientos: «Estábamos en el control policial de pasaportes. Oímos un tiroteo. Eran cuatro personas y empezaron a disparar contra la gente en la sala. Entonces se hicieron detonar». Al igual que Iyidinc, otro compatriota aseguró a la cadena CNNTürk que «se escuchó un tiroteo durante un minuto y luego vimos como una gran bola de fuego». Un tercer testigo turco, Gozde Aydinoglu, en declaraciones a lamisma cadena, narraba así su trágica vivencia: «Escuché primero disparos y entonces una explosión. De nuevo disparos y gente corriendo por todos lados». Al cierre de esta edición, seguían apareciendo nuevos testimonios que describían uno de los peores atentados que ha golpeado a Turquía. Además, numerosas personas en las áreas cercanas a la zona de las explosiones difundieron imágenes y vídeos a través de la red social Twitter de algunas de las instalaciones asoladas, de gente esperando a ser evacuada, así como de personas que yacían tumbadas ensangrentadas junto a las puertas de acceso al aeropuerto y de los servicios de emergencia auxiliando a las víctimas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España habilitó anoche dos números de emergencias –operativos las 24 horas del día– para los españoles afectados, el del Consulado español en Estambul, el 0090 532 547 49 43, y el de la embajada en Turquía, el 0090 533 397 69 07.