Si algo funciona no hay por qué cambiarlo

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

¿Por qué casi la mitad de los alemanes están indecisos?

–Los votantes están cada vez menos apegados a determinados partidos. Esto lo acentúa el hecho de que muchas formaciones hayan comenzado a converger hacia el centro político, por lo que los votantes están cada vez más inseguros sobre a quién votar.

¿Podría la indecisión cambiar los resultados de las encuestas?

–Creo que puede tener una influencia importante porque demuestra que los resultados electorales estarán en cierta medida mucho más influenciados por estados de ánimo a corto plazo y los debates en el período inmediato antes de las elecciones.

Merkel está a las puertas de su cuarto mandato. ¿Cuál es el atractivo de la canciller?

–Merkel es pragmática y realista y proyecta estabilidad. La pega es que a veces parece indecisa y carece de liderazgo. Sin embargo, esto la beneficia entre los alemanes, quienes desconfían de los líderes políticos que tratan de compensar la falta de competencia con la extravagancia, por lo que su personalidad encaja muy bien con el alemán medio. El segundo factor es que, mientras nosotros tenemos estabilidad y prosperidad, el mundo se está volviendo menos seguro: el Brexit, las elecciones estadounidenses, la difícil situación política en Europa del Este y Turquía. La reelección de Merkel es para muchos un ancla de estabilidad en un mundo cada vez más incierto, lo que convierte esta campaña electoral en aburrida.

¿Por qué aburrida?

–No hay demasiada incertidumbre acerca de quién ganará. ¿Por qué cambiar un equipo ganador? A Alemania le va muy bien económicamente: la tasa de desempleo está en niveles históricos, la economía está creciendo y el presupuesto público produce un superávit. Todo esto sumado provoca que los electores tengan menos probabilidades de votar a favor de la oposición.

¿Por qué sube el apoyo a la AfD, a la que se le vaticina hasta un 11% de votos?

–Está relacionado con la crisis de refugiados. Dado que Alternativa para Alemania llegó a tener el 15% en las encuestas, un resultado en torno al 10% no es tan mala noticia. Aunque me sorprende que no sea peor, pues ha sufrido muchos escándalos. Como en los votantes de Trump, parece haber un núcleo duro que apoyará a la AfD pase lo que pase, y a estas alturas es inevitable que lleguen al Bundestag.

*Profesor de Políticas de la Universidad de Constanza. Preguntas de T. Móstoles