Turquía ante el abismo

Tras el mayor atentado de su historia, Ankara se adentra en un clima de inestabilidad que puede derivar en guerra

La Razón
La RazónLa Razón

–El EI no ha confirmado la autoría del ataque en Turquía, aunque todas los expertos apuntan a Al Bagdadi. ¿Cuál es el interés del EI para provocar una masacre en este país?

–Existe una presencia tradicional de grupos islamistas en Turquía que se remonta a hace mucho tiempo, lo que pasa es que ahora, con el hecho de que sean los kurdos los que estén llevando gran parte de la oposición al Estado Islámico en la frontera de Siria e Irak, ha hecho que los yihadistas hayan actuado contra ellos, a falta de una confirmación de la autoría del atentado. La lógica subyacente es que querían golpear a los kurdos en la retaguardia. Quizá hasta ahora habían estado más escondidos porque no les interesaba mostrar su presencia en el país.

–¿Este atentado polariza más aún a la sociedad turca?

–Lo que es cierto es que a pocos días de los comicios este tipo de atentado resulta devastador porque introduce un escenario de inestabilidad entre los propios turcos, entre los kurdos y el régimen del presidente Erdogan e incluso en el seno del partido del presidente. Sitúa a Turquía en una posición bastante complicada.

–¿Quién puede encontrar rédito político con esta masacre?

–Erdogan ha estado jugando la carta de la estabilidad de cara a la guerra siria. Su mensaje es que él es capaz de garantizar la seguridad en términos fronterizos, de cara al yihadismo, pero también de cara a los kurdos. El voto del miedo es su baza. Pero se puede hacer otra lectura, que es que la violencia siria está saltando a territorio turco precisamente por la propia estrategia que ha llevado a cabo.

*Analista de GEES y profesor de Geopolítica en la Universidad Francisco de Vitoria