Internacional

Ucrania libera a la tripulación rusa en la región de Odesa

Después de tres horas de tensión entre Kiev y Moscú, Zelenski cede ante el Kremlin y muestra su disposición a abrir un diálogo con Putin para acabar con la guerra en el Donbass

Después de tres horas de tensión entre Kiev y Moscú, Zelenski cede ante el Kremlin y muestra su disposición a abrir un diálogo con Putin para acabar con la guerra en el Donbass

Publicidad

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, tiene como prioridad principal descongestionar el diálogo entre Kiev y Moscú. Kiev tiene como vecino a un país con el segundo ejército más poderoso del mundo, solo detrás de Estados Unidos, por lo que el arma del presidente es únicamente la diplomacia.

El punto de tensión de las relaciones entre el Kremlin y Kiev ha sido la intención de este último de acercarse más a la Unión Europea y a Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), un supuesto que Moscú no contempla para su extranjero más próximo.

La escalada de hostilidades subió un peldaño más el pasado 25 de noviembre de 2018. Con la ayuda del petrolero Neyma, las autoridades rusas abrieron fuego y bloquearon el paso a tres buques de guerra ucranianos durante su paso por el estrecho de Kerch.

Publicidad

El entonces gobierno de Poroshenko exigió la libertad de sus ciudadanos y la devolución de tres buques de guerra, dos barcos y un remolcador, que siguen inmovilizados en aguas rusas. El pasado 17 julio Rusia extendió el arresto a los 24 marineros ucranianos que habían sido apresados durante el incidente tres meses más.

Publicidad

Con un estrenado Parlamento y sin ministro de exteriores designado por el nuevo ejecutivo, Ucrania informó ayer de la detención de 15 marineros de nacionalidad rusa en la región de Odesa. Tres horas después se informaría de la puesta en libertad de estos.

El petrolero ruso Neyma pasó a llamarse después del incidente Nika Spirit, pero seguía manteniendo los mismos números de registro, por lo que su verificación y vinculación con el incidente de Kerch fue automática. El petrolero ruso había entrado en el puerto de Odesa para llevar a cabo una serie de reparaciones un día antes de su detención.

La respuesta rusa fue inmediata y el ministro de asuntos exteriores ruso, Serguei Lavrov, aseguró que la maniobra de la armada ucraniana era una “violación flagrante del derecho internacional y las consecuencias no se harán esperar”.

Publicidad

Ante esta situación los dos gobiernos negociaron durante alrededor de una hora. Los rusos tienen a los marineros ucranianos y estos últimos tenían a ciudadanos rusos bajo arresto. En un contexto donde ambos tenían algo que le pertenece al otro, Rusia consiguió la casi inmediata liberación de los suyos.