Un atropello múltiple deja al menos diez muertos y 15 heridos en Toronto

La Policía, que aún no ha confirmado si se trató de un atentado, detuvo al conductor de la furgoneta tras huir

Una de las víctima en el suelo tras ser atropellada

La Policía, que aún no ha confirmado si se trató de un atentado, detuvo al conductor de la furgoneta tras huir.

Al menos diez personas resultaron ayer muertas en Toronto cuando una furgoneta se subió a la acera de una de las principales calles de la ciudad y arrolló a un grupo de viandantes, informó la Policía. Además, otras 15 personas resultaron heridas, dijo un portavoz policial sobre el incidente, que se produjo a las 13:30 hora local y tras el cual el conductor de la furgoneta fue detenido por las Fuerzas de Seguridad.

El alcalde de Toronto, John Tory, recomendó a los comercios situados en las cercanías del lugar donde se produjo el accidente que cerraran y al público que evitara el lugar para facilitar la investigación policial. Ni Tory ni la Policía de Toronto señalaron si el atropello fue un accidente o una acción premeditada. Sin embargo, fuerzas de inteligencia de Estados Unidos señalaban al cierre de esta edición que todos los indicios apuntaban a un atentado terrorista.

«Numerosos transeúntes han sido golpeados por una furgoneta blanca en la zona de la calles Yonge y Finch», señaló la Policía en su cuenta de Twitter. Las autoridades recibieron el aviso del incidente a las 13:27 hora local, poco después de que el vehículo arrollara a los peatones que caminaban por la acera a una velocidad de entre 50 y 70 kilómetros por hora y durante una distancia de 3 kilómetros aproximadamente, según el relato de los testimonios. A la zona, que fue cortada al tráfico, se desplazaron los servicios de emergencia.

Testigos relataron al periodista de GlobalTV sobre el terreno Jeremy Cohn que la furgoneta parecía que estaba fuera de control cuando atropelló a los transeúntes. Un hombre que se identificó como Ali le dijo a la CNN que vio que el conductor parecía dirigir el vehículo contra las personas de forma deliberada: «Esta persona estaba haciendo esto intencionalmente, estaba matando a todos», dijo el hombre, visiblemente alterado por los acontecimientos. «Siguió adelante, siguió adelante», agregó. La gente estaba siendo golpeada, una tras otra, algunas de las cuales eran personas mayores.

Un testigo, Phil Zullo, le dijo a Canadian Press que vio a personas «esparcidas por toda la calle» donde ocurrió el incidente. «Debo haber visto a unas cinco o seis personas siendo rescatadas por transeúntes y por paramédicos», dijo Zullo. «Fue horrible. Brutal», agregó. Imágenes difundidas en las redes sociales mostraban el supuesto arresto del sospechoso, donde se ve como un hombre, que habría salido de una furgoneta blanca estacionada sobre la acera, camina hacia un agente de policía mientras le apunta con lo que podría ser un arma o simplemente su mano haciendo el gesto de pistola. El mismo hombre retrocede cuando el policía se acerca hacia él hasta que al final suelta el objeto pequeño que lleva en la mano y el agente se dispone a detenerle.

El vehículo fue alquilado a la empresa Ryder System Inc, según confirmó la empresa que se puso a disposición de la investigación policial. Yonge Street es un gran bulevar en una zona residencial y de oficinas. Los transeúntes fueron alcanzados en una plaza o en la acera y alguno mientras cruzaba la calle.

Identificado el detenido

Según fuentes policiales consultadas por la televisión canadiense CTV, Alex Minassian de 25 años ha sido identificado como la persona que supuestamente arrolló con una furgoneta de alquiler a decenas de personas.

El presunto autor del atropello de un grupo de personas solicitó en repetidas ocasiones a la Policía que lo matase poco antes de su arresto.

Varios vídeos grabados por transeúntes y mostrados por las televisiones canadienses muestran el momento en el que el individuo es detenido por un agente de Policía frente a la furgoneta que conducía.

Tras salir del vehículo, el individuo apunta con lo que parece un arma a un agente de Policía que le conmina en numerosas ocasiones, arma en mano, que se tire al suelo.

El individuo, con el brazo extendido y apuntando al agente, se niega a obedecer y dirigiéndose al agente le dice que tiene un arma en su bolsillo. El agente responde que no le importa y que se tire al suelo.

El conductor avanza unos pasos hacia el agente y le grita: "Máteme". El agente responde avanzando por su parte contra el conductor, con una porra en la mano, ante lo que el supuesto autor de la muerte de diez personas se desprende del objeto que tiene en la mano y se tira al suelo, donde es esposado.

La furgoneta, que pertenece a una compañía de alquiler, mostraba importantes daños en su parte delantera.

El incidente se produjo cuando los ministros de Asuntos Exteriores y Seguridad del G7 están reunidos en Toronto para tratar, entre otros temas, la lucha contra el terrorismo internacional y el extremismo yihadista.