Política

Votan los principales candidatos y las personalidades de la vida política egipcia

Los dos principales candidatos a la Presidencia de Egipto, el ex jefe del Ejército Abdelfatá Al Sisi y el líder de la formación izquierdista Corriente Popular Egipcia Hamdeen Sabahi han depositado ya su voto junto a otros líderes políticos sociales del país en los comicios de hoy lunes, que de momento transcurren sin incidentes salvo la detención de una decena de manifestantes afines al depuesto presidente Mohamed Mursi.

La manifestación de los partidarios de Mursi tuvo lugar en la localidad de Alejandría y fue disuelta con rapidez por las autoridades de acuerdo con la ley electoral que prohíbe cualquier tipo de concentración pública de carácter político durante el día de votación, explicó el agente de seguridad Naser El Abd al medio egipcio 'Al Ahram'.

Al Sisi y el presidente saliente, Adly Mansur, han votado en el distrito cairota de Heliopolis entre fuertes medidas de seguridad, como también lo ha hecho el primer ministro Ibrahim Mahlab en el barrio capitalino de Maadi --uno de los primeros en recibir a los observadores electorales de la Unión Europea--. El líder de la Iglesia Ortodoxa Copta, el Papa Tawadros II, hizo lo propio en Abassiya, en el centro de El Cairo.

SABAHI ESPERA UN ALTO INDICE DE PARTICIPACION

El candidato izquierdista ha comparecido brevemente ante los medios tras depositar su papeleta para exigir la confección de una ley que modifique la actual estructura del Parlamento de cara a las próximas elecciones legislativas. "Necesitamos una cámara", ha declarado, "que se adapte a la revolución, donde al menos la mitad de los candidatos comparezcan en listas de partido".

Sabahi, que depositó su papeleta en Mohandiseen (Giza, a las afueras de El Cairo), expresó su deseo de que las elecciones registren un alto índice de participación. "Ojalá lleguemos a los 30 millones de votantes", ha declarado a los medios a su salida del centro. En las elecciones de 2012 que encumbraron a Mursi depositaron su voto unos 25 millones de personas.

El líder de Corriente Popular aprovechó para declarar que su intención, de llegar al poder, es la de tomar "serias decisiones que satisfagan los deseos legítimos de los egipcios, comenzando por los referidos a la justicia social, y rectificar la situación de aquellos que están en la cárcel por expresar su opinión".