Teatro

Joglars, perreando

Dramaturgia: Albert Boadella, Martina Cabanas, Ramón Fontserè, a partir de la novela de Miguel de Cervantes. Dirección: R. Fontseré. Reparto. R. Fontserè, Pilar Sáenz, Dolors Tuneu, Xavi Sais, Xevi Vilà. Teatro Pavón. Madrid.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Dado que hablamos de una adaptación de la cervantina novela «El coloquio de los perros», permítanme la analogía perruna: Joglars han sido siempre un chucho callejero, sin dueño –ni ganas–, un perro mordedor con unas divertidísimas malas pulgas ladrándole a quien hiciera falta. Un poco como Cipión y Berganza, con la salvedad de que estos sí van de amo en amo. Pasado por el tamiz de Joglars, con una ingeniosa contextualización, la compañía nos lleva a una perrera de hoy en la que los canes que hablan por una noche se ríen de los pijos, los cursis, los ecologistas desaforados y, una vez más, de la vida contemporánea en general, tan ridícula a menudo. En ese sentido, este «Coloquio», coproducción de Joglars y la CNTC, es raudo, ágil, pícaro, deslenguado, incorrecto –las alusiones al folleteo que se traen los perros son muy de Cela, y de Cervantes, claro, sin pelos en la lengua– y fiel al sello de los catalanes, en la línea de aquel divertido «Retablo de las Maravillas». Además, la compañía sigue compacta, dominando los códigos de la commedia dell'arte en las máscaras, lo bufo y lo excesivo, con unos rotundos Ramón Fontseré y Pilar Sáenz en una auténtica y paulatina metamorfosis cánida. Lo malo es que todo lo que de juego tienen otros montajes de Joglars parece haberlo olvidado el Ramón Fontseré director, que lo fía casi todo al texto y la palabra. Los protagonistas apenas despegan de detrás de una pieza central de madera, y el episodio tiene así demasiado de narración estática. ¡Con lo bien que se le da a Joglars la acción teatral! ¿Estarán perreando?