La revolución es ovalada

Cuando la tecnología encuentra su lugar en el cuarto de baño entre los cosméticos faciales

Hasta principios del siglo XX se pensaba que la belleza o, al menos, los cuidados de belleza que se realizaban en casa, solo podían ser cosméticos. Pero hubo un momento en el que la tecnología empezó a entrar en el cuarto de baño y en las bolsas de aseo. Los gadget cosméticos son cada vez una parte más importante de la rutina diaria; no solo se ha perdido el miedo, sino que se entiende que suponen un paso más. Y no hay nada que a los individuos de la postpostmodernidad guste más que todo aquello que es un paso más.

Estos aparatos suelen centrarse en la limpieza facial, quizás la acción que más intensidad necesita. La línea LUNA™ de Foreo es justo eso, un sistema de limpieza. Estos huevos de colores están realizados en silicona y su efecto se basa en un sistema llamado T-Sonic, que produce vibraciones que que se canalizan a través de filamentos redondeados. Este objeto vibra. Y vibra mucho: con 8000 pulsaciones por minuto consigue que los poros se limpien en profundidad y que las células muertas se eliminen.

Existen distintos tipos de LUNA™. Los hay pensados para viaje o para epatar. Y, por supuesto, esta marca sueca no se ha olvidado de los hombres. Para ellos ha pensado el LUNA™ for Men. Este gadget prepara la piel para el afeitado y tiene efecto anti-edad.

El secreto del éxito de gadgets como el LUNA™ reside en que son fáciles, rápidos y eficaces. Estos tres adjetivos son los más perseguidos en una era en la que apenas tenemos tiempo de mirarnos al espejo. Queremos productos que funcionen y no hagan perder el tiempo. Esta idea de Foreo está a medio camino entre los hábitos de cada día y los tratamientos de cabina. Reconozcámoslo: la intriga nos puede.

Mas informaci:nó www.foreo.com