¡Verano: el peor enemigo de tu pelo! 4 tips para protegerlo

La pérdida de color y el encrespado son, en verdad, el menor de nuestros problemas con el pelo si nos encontramos en verano. El sol, el mar, los químicos de las piscinas y el calor (sudamos más), hacen que nuestro pelo sufra más de la cuenta, se decolore y hasta se vuelva más frágil y por tanto, se rompa más.

La pérdida de color y el encrespado son, en verdad, el menor de nuestros problemas con el pelo si nos encontramos en verano. El sol, el mar, los químicos de las piscinas y el calor (sudamos más), hacen que nuestro pelo sufra más de la cuenta, se decolore y hasta se vuelva más frágil y por tanto, se rompa más.

En verano no solo tenemos que preocuparnos por lucir un cabello bonito, sino que además debemos ocuparnos de que esté protegido. Aquí van algunas claves para conseguirlo.

1. Hay que hidratar el cabello: el sol deshidrata nuestro pelo, por eso para ayudar a reemplazar la humedad perdida, es importante utilizar champús hidratantes y acondicionadores compuestos por aceites esenciales, como el aceite de argán, uno de los productos ‘casi’ milagrosos para el pelo. Si tras salir de la ducha tienes pensado acudir a la piscina o a la playa, puedes dejarte el acondicionador sin aclarar, así además de hidratar en profundidad, también lo estarás protegiendo.

2. Serum y sueros: los cabellos teñidos y los rizados u ondulados tienen tendencia a estropearse mucho más que los lisos de color natural. Por eso es importante proteger el cabello con algún tipo de serum o suero rico en Vitamina E para luchar contra los rayos UV. Para utilizarlo, lo mejor es que el formato sea en spray y que sea el último producto que te apliques. Boca abajo, quita la humedad de tu cabello y rocía el protector sobre todo de medios a puntas (si tu pelo tiene tendencia grasa, evita la raíz).

3. El champú como aliado: en verano hace calor y por lo tanto, sudamos más. También a través de nuestro cuero cabello, que se calienta y transpira, de ahí que sea durante la época estival cuando más necesitamos lavar el pelo porque tenemos la sensación de “grasiento”. Los profesionales aconsejan lavar el cabello con un champú apropiado siempre que sea necesario (¡hay que perderle el miedo al champú!), solo hay que tener en cuenta tu tipo de pelo y que no resulte agresivo con él.

4. Utiliza protector solar... ¡sí, también en tu pelo! ¿A que no te imaginas yendo a la playa sin un protector solar para tu cuerpo? O incluso dos, también otro para la cara. Pues entonces tampoco deberías olvidar el protector para el pelo. Siendo sinceros, la forma más fácil de proteger tu cabello del daño solar es llevando un sombrero o algo que lo cubra del sol pero si no es posible, se deben utilizar productos con protección UV.