• ¿Cómo conseguir que tus hijos se aficionen a la lectura?

¿Cómo conseguir que tus hijos se aficionen a la lectura?

Los 5 trucos imprescindibles para que los niños se enamoren del hábito de leer

La lectura es uno de los grandes placeres del ser humano desde hace siglos, pero muchas veces puede convertirse en algo odioso si en la infancia no hemos tratado el hábito de leer como algo positivo si no como una obligación. Es crucial educar a nuestros hijos desde que son muy pequeños en la lectura y el desarrollo de cómo debe hacerse es la base para que cuando crezcan no pierdan el interés ni les produzca rechazo. Estas son algunas de las premisas que debes seguir si quieres que el proceso de afición a la lectura de tu hijo termine con un final feliz.

Leer es un juego

El método de aprendizaje más efectivo con los niños es mediante el juego, por eso hay que introducir la lectura con ese sistema. Si le hacemos ver a nuestro hijo que leer es algo divertido presentará curiosidad y deseará dedicarle tiempo.

Leer delante del niño aumenta su interés

Demuéstrale que tu también eres aficionado a la lectura. Que vea libros por la casa y que te vea disfrutar de un buen libro: lo niños son curiosos por naturaleza y los padres son su ejemplo a seguir por lo que es muy probable que quieran imitar todo lo que hacen.

Sus intereses son lo que más importa

Ten en cuenta sus gustos y opiniones a la hora de escoger sus lecturas. Es muy probable que si el niño no presenta interés sobre algo y decides forzarle a leer sobre ello porque crees que es lo correcto automáticamente relacionará la lectura con algo negativo y la querrá evitar a toda costa.

Leer es un hábito

Conviértelo en una rutina. Si acostumbras al niño a leer diariamente a una hora en concreto lo adquirirá como un habito y se sentirá vacío el día que no lo haga, pero siempre sin forzarlo ni planteándolo cómo una obligación si no como un momento del día en el que puede disfrutar y relajarse.

Dramatizar al leerles

Cuando son muy pequeños es importante actuar la lectura. Si el niño ve a los padres entusiasmados al contarle un cuento se sentirá más atraído y deseará aprender a leer para poder disfrutar de la lectura sin depender de sus padres.