Así despilfarraban Las Campos su dinero según sus amigas y compañeras de trabajo

Rosa Villacastín, Carmen Rigalt y Pilar Eyre hablan de como madre e hija vivían a todo lujo cuando Maria Teresa Campos fichó por Telecinco

Rosa Villacastín, Carmen Rigalt y Pilar Eyre hablan de como madre e hija vivían a todo lujo cuando Maria Teresa Campos fichó por Telecinco

María Teresa Campos y su hija Terelu transmiten en sus apariciones en televisión y el docureality 'Las Campos', que están atravesando una situación económica que no tiene nada que ver con aquellos años que vivieron de grandes lujos y esplendor, aunque esto, no signifique que su situación económica sea preocupante.

Lo tuvieron todo y mucho más, pero su afán por destacar y estar en un nivel estelar parece haberlas conducido a un momento en el que no pueden mantener aquel ritmo y nivel de vida tan desbordantes.

Viejas amigas y conocidas, así como colaboradoras de María Teresa Campos, han contado a Look cómo han llegado madre e hija a una situación financiera que si no es de suspensión de pagos, nada tiene que ver con la que fue en el pasado.

La fecha en que comenzó la era del derroche parece apuntar a cuando María Teresa fue fichada por Telecinco en 1996 para presentar el programa 'Día a día', con lo que los ingresos de ambas se vieron incrementados exponencialmente con el éxito del espacio y con ellos el lujo y las comodidades.

Un año después, Terelu Campos, comenzó a presentar en Telemadrid el programa 'Con T de tarde', un espació que tuvo gran éxito y con el que incrementó la nómina de asistentas y personal de servicio que ya tenía a su disposición.

La periodista Rosa Villacastín, colaboradora y declarada amiga de mamá Campos de toda la vida, afirma en Look que: "Entraba en el hotel Coral Beach de Marbella y todo era esplendor. Viajaban con 22 maletas y tenían que llamar a un servicio de paquetería para que se las llevaran al hotel. Reservaban varias suites, una de ellas para la ropa"Y añade que nunca dejaban que nadie les invitase: "Aunque quisiera invitarlas yo, siempre iban a la barra y sacaban la tarjeta".

Por su parte Carmen Rigalt, también buena amiga de María Teresa y colaboradora de su mesa poítica, habla de los auténticos despilfarros en comidas y estancias en hoteles, invitando a decenas de amistades y sin escatimar en lujos: "Ha sido una mujer tremendamente generosa y gastona. Yo la comparo con Lola Flores. Se gastaba tanto y sin miramiento que podía alimentar a 50 personas en dos días. Yo he vivido esas comidas en vacaciones de verano y cómo Teresa les pagaba el hotel a los amigos". Aunque matiza: "Bueno, más que amigos, a su paso florecían los palmeros. Regalaban mucho, y todo caro, de tal manera que incluso perdía valor humano el regalo". Pero Rigalt también destaca el carácter caprichoso de Terelu: "En las vacaciones, cada vez que Teresa salía a comprar, era habitual escuchar a Terelu decirle ‘cómprame esto o lo otro'. Y la madre siempre llegaba con el doble de lo que la hija le pedía.

La periodista catalana Pilar Eyre, alucina literalmente con los aires de diva de Terelu: "Nunca he entendido cómo tiene una asistenta en televisión que se encarga de unas labores propias de los presentadores estrella".

Sobre Terelu Campos, recuerdo cuando el director general de una conocida productora de televisión, me decía que la hija de Maria Teresa Campos necesitaba como mínimo 36.000 euros al mes para sus gastos. Ante mi sorpresa, el máximo responsable de esa empresa me decía: "Es normal si a tu niña la bañas con gel y champú Bulgari"