Él también las prefiere jóvenes

Natalia Ragózina, ex boxeadora, una de sus dos últimas conquistas conocidas de Vladimir Putin. Las dos jóvenes, guapas y deportistas.
Natalia Ragózina, ex boxeadora, una de sus dos últimas conquistas conocidas de Vladimir Putin. Las dos jóvenes, guapas y deportistas.

Los rumores sobre las presuntas infidelidades del presidente ruso no son ningún secreto. A Vladimir Putin siempre le ha gustado proyectar una imagen de líder fuerte, macho alfa, muy del gusto de la sociedad rusa. No oculta su afición por las armas y los deportes de combate y, en más de una ocasión, se ha dejado fotografiar levantando pesas o en el bosque a pecho descubierto. El político es cinturón negro de judo, deportista nato y aficionado a ponerse al volante tanto de un avión supersónico, como de un submarino, motos o yates. El presidente no pierde oportunidad de mostrarle a sus compatriotas que está en forma. Recientemente fue filmado en el balneario de Sochi, en la residencia veraniega presidencial, haciendo pesas y otros ejercicios en compañía de su amigo, fiel aliado y jefe de Gobierno Dmitri Medvédev. Es, además, uno de los divorciados más cotizados del país.

Conocido su gusto por las mujeres más jóvenes, el nombre que ha sonado siempre con más fuerza como novia del político es el de la ex campeona olímpica de gimnasia rítmica Alina Kabaeva, 31 años más joven, madre de dos hijos, del segundo de los cuales no se conoce el padre. De hecho, coincidiendo con el nacimiento del bebé, el líder ruso canceló un viaje de Estado a Kazajstán, alimentando los rumores, hechos públicos por el diario suizo «Blick», sobre la posibilidad de que el presidente estuviera acompañando en el parto, como padre de la criatura, a Kabaeva, en la Clínica Santa Ana, en Lugano (Suiza). De confirmarse la paternidad, sería el tercer hijo de Putin, que ya tuvo a dos hijas con Ludmila, María (30) y Ekaterina (29). Los rumores de relación entre Alina y Vladimir han crecido al ritmo de la meteórica carrera de la gimnasta tras su retirada en 2004, que a pesar de su corta edad y su nula formación política o directiva, fue nombrada diputada de la Duma en 2005, y, desde septiembre de 2014 dirige el mayor emporio de medios de comunicación del país, National Media Group.

Otro nombre que se ha asociado más recientemente a Putin es el de Natalia Ragózina, de 39 años, 24 menos que el dirigente ruso, y boxeadora profesional, aunque retirada en 2009. Las primeras fotografías de la pareja se tomaron en Sochi, en el campeonato internacional de sambo. Ragózina se sentó junto al presidente dando muestras de gran complicidad. La ex boxeadora, conocida como Miss Almádana (Señorita Mazo de Hierro) por la fuerza de sus puños, logró todos los títulos mundiales en categoría media de la Federación Internacional de Boxeo de Mujeres (WIBF), la Asociación Internacional de Boxeo de Mujeres (WIFA), la Unión Global de Boxeo Femenino, el Consejo Mundial de Boxeo y la Asociación Mundial de Boxeo. Pero Ragózina es conocida además por sus desinhibidos posados en ropa interior y sin ella para distintas revistas internacionales, incluida «Penthouse».

No obstante, el catálogo de mujeres consideradas «novias del líder ruso» es tan amplio como secreto. Pero en él no faltan bailarinas, fotógrafas, espías ni cantantes de ópera, todas, más jóvenes que él.