«Estimada Kim: Espero que estés mejor»

El portero del hotel parisino, donde la más conocida de las hermanas Kardashian fue asaltada el pasado lunes, se sincera en una carta abierta con la «celebrity» con la que intenta mitigar las sospechas que pesan sobre él

Última imagen publicada por Kim Kardashian en Instagram, donde la estrella solía presumir a diario de joyas millonarias, como el anillo de 3,5 millones de euros que exhibió tan sólo horas antes del atraco en París
Última imagen publicada por Kim Kardashian en Instagram, donde la estrella solía presumir a diario de joyas millonarias, como el anillo de 3,5 millones de euros que exhibió tan sólo horas antes del atraco en París

El portero del hotel parisino, donde Kim Kardashian fue asaltada el pasado lunes, se sincera en una carta abierta con la «celebrity» con la que intenta mitigar las sospechas que pesan sobre él

Mientras continúan las pesquisas para que se esclarezca el robo de joyas millonario que sufrió Kim Kardashian el pasado lunes en París, el conserje del hotel Pourtalès, donde ocurrieron los hechos, ha querido pronunciarse en una carta abierta a la estrella televisiva.

«Querida Kim: cuando sientes el frío metal de una pistola en tu cuello es un momento en el que mantener la calma puede significar seguir o no con vida, con la de ambos», manifestó ayer el empleado de 40 años a través de la revista francesa «Closer», en un escrito del que espera recibir una respuesta por parte de Kardashian. «Espero que estés mejor», concluye.

Tal y como informó la revista «US Weekly», durante la madrugada del pasado 3 de octubre cinco hombres ataviados con uniformes de Policía irrumpieron en el Hôtel de Pourtalès, en el octavo distrito de la capital gala, en busca de Kim Kardashian. El portero, presuntamente ajeno a lo que iba a ocurrir segundos después, les permitió la entrada y acto seguido era encañonado con una pistola, forzándole a desbloquear la puerta del apartamento donde se alojaba la joven de 35 años.

Una situación «estresante y traumática», según explica «Closer», durante la cual el conserje no tuvo más remedio que actuar con «sangre fría». Un comportamiento que ha levantado todo tipo de sospechas contra él, que por el momento prefiere ocultar su identidad. «Kim insistió a la Policía sobre el hecho de que el conserje permaneciera extremadamente tranquilo, a pesar de ser encañonado por los ladrones», revela el portal de noticias estadounidense «TMZ». «Lo que extraña a la Policía es cómo un trabajador poco cualificado haya podido acceder tan fácilmente a un apartamento VIP», declara una fuente a «US Weekly», y añade: «Además, el conserje habría entrado en la habitación de Kardashian sin forzar la puerta».

Según «TMZ», cuando, atemorizada, la protagonista del «reality» estadounidense preguntó al portero si iban a morir, aquel respondió tranquilamente: «No lo sé». «Los atracadores no hablaban inglés. Kim lloraba desesperadamente, rezando por su vida y suplicando por sus hijos», reveló una segunda fuente, y concluye: «Cuando se fueron, Kim pudo desatarse las manos y esconder el resto de sus cosas». En definitiva, un comportamiento controvertido que el conserje parece querer justificar desde el anonimato con este persuasivo escrito a la «celebrity».