«Feli va por libre»

La publicación de unas fotografías del tenista Feliciano López en Londres con Nieves Álvarez, hacen despertar los rumores de una posible relación, que su amiga Yolanda, hermana de Nuria González, desmiente.

La publicación de unas fotografías del tenista Feliciano López en Londres con Nieves Álvarez, hacen despertar los rumores de una posible relación, que su amiga Yolanda, hermana de Nuria González, desmiente

Feliciano, en la picota, como si Alba fuese la única dejada sin más explicaciones. «Él es así, cuando se cansa, ni se despide», asegura María José Suárez, que fue, al menos de momento, su pareja más duradera: «Estuvimos cinco años, con un intermedio de ocho meses. Lo conocí bien y en ese momento sentí que rompiéramos. Lo quería mucho. Pero no se anda por las ramas. Aunque tampoco entiendo la sorpresa de Alba. Estaba cantado desde un principio; nadie entendió que acabase en boda. Feli no es de atarse tanto, siempre va por libre».

Y hablando del casorio, otros exhuman lo que pareció alarde nupcial inusitado cuando la contrayente –que venía rebotada de Fonsi Nieto tras darle un hijo– se cambió de traje hasta tres veces. Los firmó Rosa Clará, pero resultó un excesivo alarde de su fina estampa. Que esa nadie se la discute. Otra cosa es el carácter y sus ansias de colocarse entre las primeras de un país bastante descabezado en lo que a nombres nuevos se refiere. Son las de siempre, basta hojear cualquier revista para verlas repetidas hasta la saciedad. Todas responden al mismo patrón sin destacar sobre las otras. Una monotonía que precisaría cambios.

«Feliciano no es ningún chiquilicuatre», defiende María José, lanzadísima como diseñadora. Sevilla se la disputa y ya tiene un taller con seis operarias. Por eso este verano se quedará sin vacaciones, menos unos días en la portuguesa Comporte, aún copia de la Ibiza perdida. Ahora es un destino predilecto de la pijería capitalina siempre ansiando nuevos horizontes. Situada a un paso de la frontera de Huelva, ya no es lo que fue, un espacio de St. Tropez apartado de playas interminables y una gastronomía excepcional. Portugal es para la mayoría de los españoles el gran desconocido. No saben cuánto se pierden, lo conozco desde la también fronteriza Valencia do Miño (donde ahora anda Marián Prat renovando la lencería, allí mucho más barata y variada) hasta el tan sureño cabo San Vicente. Ningún verano dejo de visitar Costa de Caparica, a veinte kilómetros de Lisboa. Arenales interminables que propician la carrera. Suelen visitarla un determinado tipo de turistas expertos. En El barbas se come de película y tienen fama sus almejas de raciones inacabables.

«¡Qué valor el de esta mujer, soltando lo que dice! Apenas se conocían y van al matrimonio. Cada vez que la oigo, me troncho», añade María José. «Feli, cuando no quiere, no quiere. Y no son rabietas infantiles como pretenden. Alba ha sido muy atrevida. Feliciano no es un imberbe. Triunfa desde los catorce años y emocionalmente no es inmaduro. Hace que te sientas muy especial. Ya te digo, lamenté nuestra ruptura, que nunca imaginé», insiste. Parecida postura encuentro en Alejandra Prat, hoy radiante con su matrimonio barcelonés de ya nueve años. Encuentra que su marido no sólo es guapo «sino todo un señor». Impacta. «Fue algo muy juvenil, apenas cinco meses. Lo recuerdo con afecto, pero fue una chiquillada. El tiempo a su lado me parecieron años. Es muy buen chaval, pero no ha madurado. Y es bastante bipolar», dice de Feliciano.

No hay terceras personas, como algunos pretenden. Y me cuenta Yolanda González, que ahora estuvo con él en Londres y fueron pillados con Nieves Álvarez, que las fotos están trucadas: «Éramos una panda y salimos a cenar. Recortaron al resto para estimular la imaginación. La víspera estuvo con nosotros Eugenita Alba, pero no la cazaron. Se lo hubiesen endilgado como han hecho con nosotras. Manipulan con Nieves. Yo la acompañé porque tenía que hacer una publicidad de Maseratti. Feliciano está de lo más optimista y sólo piensa en sus partidos. No hace ninguna referencia a lo sucedido. Es una persona muy divertida y con él lo pasas muy bien. Ahora anda por Palma de Mallorca en un encuentro benéfico».

–Te veo muy al tanto.

–Es que somos amigos y no esconde nada. Siempre va a compañado por su fisio, que no aparece en las fotografías. Pero estaba, igual que Ossorio, el creador de Aquazzura.

Hay para todos los pareceres, aunque la balanza se inclina a favor del campeón. Sobre todo en los que frecuentaron a Alba. La tildan de «muy presumida», aunque no recibí esa impresión cuando coincidimos en un vuelo a Miami. Ella en pos del amor de su vida frustrado, roto y desilusionante tan sólo diez meses después del «sí, quiero». El futuro tiene la última palabra.