Halle Berry, el anticuento de hadas

Los desengaños amorosos hacen mella en la estrella del cine

En el día más romántico del año Halle Berry se ha desahogado al confesar la culpabilidad que sentía por sus tres matrimonios fallidos con Eric Benét, David Justice y Oliver Martinez. La ex chica Bond acudió el pasado sábado a una gala en la Torre USC en Los Ángeles como conferenciante y habló de sus frustrantes desamores: «He aprendido a lidiar con tres matrimonios fracasados, lo que no ha sido fácil, especialmente cuando hay niños de por medio», y añadió: «A menudo me he sentido culpable y responsable. He sufrido mucho dolor y angustia», confesó a «Entertainment Tonight».

La vida sentimental de la estrella de Hollywood no ha sido igual de brillante que su carrera profesional. Casada con el jugador de béisbol David Justice en 1992, se divorció cuatro años después entre rumores sobre el carácter violento del deportista, hecho que provocó que cayera en una depresión seguida de un intento de suicidio. En 2001 contrajo matrimonio con el músico Eric Benét, una historia que, cuatro años después, alcanzó su fecha de caducidad.

La siguiente conquista la mantuvo con el modelo Gabriel Aubry, con el que salió muy mal parada al librar una dura batalla judicial por la custodia de Nahla, su hija en común. La última la protagonizó con el francés Olivier Martínez, que se casaron en 2013, y sólo dos años después del nacimiento de su hijo, Maceo Robert, la pareja decidió poner fin a su relación de forma amistosa.

A sus 50 años la ganadora de un Óscar tiene claro que ahora su prioridad son sus dos pequeños: «En este momento ser mamá es mi trabajo más importante y ahora sé que todo lo que hago, digo y les ofrezco es realmente importante», aseguró en el Jenesse Center, donde se realiza un programa de prevención de la violencia doméstica.