Isabel II, sin el duque de Edimburgo, viajó a Norfolk en tren para pasar las Navidades

«La hace más aceptable», opinó un pasajero que viajaba en otro vagón del mismo tren de línea regular en que se trasladó

Isabel II antes de tomar el tren que la llevaría a Norfolk
Isabel II antes de tomar el tren que la llevaría a Norfolk

«La hace más aceptable», opinó un pasajero que viajaba en otro vagón del mismo tren de línea regular en que se trasladó

No era el tren real ni unos vagones decorados palaciegamente, sino un tren de servicio regular en el que Isabel II llegó ayer a Norfolk para comenzar sus vacaciones de Navidad. Sin el duque de Edimburgo, la reina cogió el servicio Great Northern de las 10.42 de la estación de King’s Cross en Londres y llegó a la plataforma 2 en King’s Lynn a las 12.31. Dos horas de tren para los 180 kilómetros que separan Londres de Sandringham.

Protegida del frío con un abrigo marrón, guantes negros y pañuelo en la cabeza, la Reina salió del vagón delantero del tren hacia la plataforma, donde se mezcló brevemente con otros pasajeros hasta que la llevaron hacia una salida lateral de la estación en la que un Range Rover la esperaba para conducirla a Sandringham, la finca privada de la reina en Norfolk, que se encuentra a 30 minutos en coche del King’s Lynn.

«Daily Mail» pudo hablar con uno de los pasajeros, Phil Kay, de 62 años, que se subió al tren en la estación de Downham Market. Iba en otro vagón y no reparó en que la Reina estaba a bordo hasta que llegó a King’s Lynn y vio a la policía y los fotógrafos en la plataforma. «No la vi, bueno, pero es maravilloso, ¿no?. Creo que es genial que ella viaje en tren. Simplemente la hace más aceptable».