La Justicia decide si Bill Cosby es un «depredador sexual»

El ex actor estadounidense comparece hoy en la audiencia que podría convertirlo en el primer encarcelado del movimiento «#MeToo» españolas temporada estival

A sus 81 años y estando prácticamente ciego, Cosby se enfrenta a hasta 30 años de prisión por abusar de una mujer, aunque le acusan de lo mismo otras 60. En la imagen, el cómico estadounidense llega a los juzgados del condado de Montgomery en Norristown, Pensilvania / Efe
A sus 81 años y estando prácticamente ciego, Cosby se enfrenta a hasta 30 años de prisión por abusar de una mujer, aunque le acusan de lo mismo otras 60. En la imagen, el cómico estadounidense llega a los juzgados del condado de Montgomery en Norristown, Pensilvania / Efe

El ex actor estadounidense comparece hoy en la audiencia que podría convertirlo en el primer encarcelado del movimiento «#MeToo» españolas temporada estival.

El futuro de Bill Cosby está en manos de Steven T. O’Neill, el juez de Pensilvania que decidirá entre hoy y mañana si el retirado actor de 81 años irá o no a la cárcel por el delito de abuso sexual del que fue declarado culpable en abril. La expectación mediática en torno al caso es doble: primero, porque el que puede acabar sus días en prisión es quien fuera bautizado en los 80 como el entrañable «padre de América»; y segundo, porque, de confirmarse la pena, Cosby se convertiría en el primer condenado a prisión desde que estallara el movimiento «#MeToo». De hecho, en los días previos al juicio de hoy varios expertos y profesores universitarios se han pronunciado para resaltar la relevancia del caso, en el sentido de que ha de servir de ejemplo para el resto de denuncias interpuestas por mujeres víctimas de acoso y abuso sexual.

¿Víctima o verdugo?

La que pesa sobre el intérprete, en arresto domiciliario desde abril, se remonta a 2004, cuando habría drogado y abusado de la ex deportista Andrea Constand. Fue la única que consiguió sentarlo en el banquillo. No así las otras 60 que posteriormente también lo denunciaron, aunque sirvió para que la Junta de Evaluación de Delincuentes Sexuales de Pensilvania sentenciase que Cosby «es un depredador sexual y debería clasificarse como tal». Es previsible que el juez dedique otra audiencia específica para confirmar el dictamen de la Junta. En caso de que así fuera, el protagonista de «La hora de Bill Cosby» tendrá, además, que someterse a una terapia de por vida y estar sujeto a un registro policial continuo.

Sus abogados, que ya han anunciado que el actor recurrirá si es finalmente condenado a prisión, esperan poder eludir la pena (o al menos permutarla por el arresto domiciliario al que continúa sometido) alegando su avanzada edad y la grave ceguera que padece. Por su parte, los familiares de la ex estrella televisiva, que se espera que lo acompañen en la comparecencia de hoy, lo consideran «víctima de un sistema judicial corrupto y racista».